26 de mayo de 2020
22 de julio de 2008

Economía/Macro.- Las discrepancias sobre el gasto público impedirán un acuerdo 'anti-crisis' entre Zapatero y Rajoy

MADRID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

La moderación del gasto público es el principal escollo que impedirá que el PSOE y el PP logren un gran acuerdo para hacer frente a la crisis económica en la reunión que mantendrán mañana el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente del mayor partido de la oposición, Mariano Rajoy.

Rajoy planteará a Zapatero una treintena de medidas, todas ellas recogidas en su programa electoral, y que fueron incluidas al inicio de la legislatura en una extensa moción presentada en el Congreso de los Diputados. Aunque esta iniciativa contó con un rechazo unánime, sirvió al PP para sondear al resto de fuerzas políticas y centrarse en las propuestas que pudieran recabar mayores apoyos parlamentarios.

Así, la 'receta anti-crisis' del PP se abre con una contención en el incremento del gasto público al 2%, frente al 5% que recoge el techo de gasto para los Presupuestos Generales del Estado de 2009, aprobado por el Parlamento a finales de junio, un aumento que los 'populares' ven incompatible con la recuperación del superávit, o siquiera la estabilidad, de las cuentas públicas.

Este es el punto en el que los socialistas han centrado la práctica totalidad de sus críticas a las propuestas 'populares', que han interpretado como una reducción del gasto social, sobre todo en prestaciones de empleo, en detrimento de otras inversiones que desde el PP se consideran prioritarias, como la destinada a inversiones ferroviarias o proyectos de I+D+i.

Desde el equipo económico del PP se insiste en que el crecimiento económico es una garantía de empleo y bienestar social. "El empleo es la mejor política social" ha sido una de las frases más repetidas por los 'populares' desde el arranque de la legislatura.

Asimismo, insisten en que el freno a un gasto público que consideran "desmesurado" sería compatible con una "reducción de la presión fiscal" sobre los ciudadanos. En este sentido, Rajoy exigirá a Zapatero una rebaja en el Impuesto de Sociedades para las pymes al 20% y ayudas a las familias para pagar sus hipotecas aumentando las deducciones del impuesto de la renta del 15% al 25% y la base de la deducción hasta 10.000 euros.

NO DE SOLBES A LAS REBAJAS FISCALES.

Sin embargo, el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, ha expresado claramente su reticencia a lanzar medidas específicas para apoyar a las familias que "libremente" eligieron hipoteca de tipo variable, ante la subida del euríbor, y ha optado por enrocarse en la defensa de la "validez" de la devolución de los 400 euros en el IRPF para compensar este repunte. "Es una medida que tiene mucho sentido", ha llegado a asegurar frente al aluvión de críticas del PP y el resto de fuerzas de la oposición.

Asimismo, se descarta cualquier tipo de rebaja a medio plazo en el Impuesto de Sociedades para las pymes, y argumenten que apenas han pasado dos años desde desde la última reforma fiscal. "Deben transcurrir el tiempo necesario para proceder a su evaluación", se señala desde el Gobierno.