18 de octubre de 2019
  • Jueves, 17 de Octubre
  • 14 de enero de 2009

    Economía/Macro.- La OCDE sitúa a mediados de 2010 la recuperación del crecimiento en la zona euro

    PARIS, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) prevé que el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro se debilite hasta mediados de 2009 y luego se recupere progresivamente, si bien permanecerá por debajo de su tendencia hasta mediados de 2010, según se desprende del 'Estudio Económico sobre la eurozona' presentado hoy por la organización .

    El documento pone de relieve que, tras un periodo prolongado de buenos resultados macroeconómicos, la economía de la zona se enfrenta a numerosas dificultades y recuerda que el crecimiento de la producción, tras haber cedido en 2007, se debilitó aún más a lo largo de 2008, con un PIB en retroceso durante el segundo y tercer trimestre del año.

    "La actividad económica mundial se ha ralentizado claramente. Con la anterior subida de precios, la inflación se situó en un nivel claramente superior al objetivo de estabilidad del Banco Central Europeo, aunque luego experimentó un retroceso. La zona euro resistió al principio estos 'shocks', pero la producción se contraerá en el segundo semestre de 2008 y en el primero de 2009, con un crecimiento inferior a la tendencia hasta mediados de 2010", señala el estudio.

    Destaca, igualmente, que aunque las presiones que sufren los mercados monetarios han sido frenadas por el Banco Central Europeo, las condiciones del crédito "se han endurecido para el sector privado". A pesar de todo, la OCDE sostiene que no se ha producido todavía una fuerte contracción del crédito y advierte de que los riesgos de inestabilidad de precios no han desaparecido totalmente.

    En cualquier caso, alerta de que "los riesgos son grandes" para las perspectivas de crecimiento y que hace falta, por tanto, que las autoridades nacionales y europeas permanezcan "muy atentas" a la evolución de los mercados de capitales y del conjunto de la economía y reaccionen convenientemente.

    Para la OCDE este episodio de inestabilidad financiera ha arrojado luz sobre la necesidad de una "regulación adecuada de las actividades financieras", algo plantea "problemas particulares para un mercado europeo de capitales cada vez más integrado".

    El organismo con sede en París cree que las autoridades deben evitar, en sus acciones a corto plazo, las medidas que puedan comprometer los objetivos a largo plazo. "Subsisten los problemas a más largo plazo para lograr la viabilidad presupuestaria, mejorar la flexibilidad económica y subir los niveles de vida intensificando para ello las reformas estructurales en los mercados europeos", indica.

    El estudio sugiere asimismo que podrían tomarse nuevas medidas para aumentar la competencia en el sector de la banca minorista y reforzar el marco de actuación para hacer frente a los riesgos sistémicos que amenazan al sistema financiero. "Las turbulencias financieras actuales, a las que se añaden el fin del ciclo del crédito y la reciente congelación del mercado interbancario, han planteado problemas graves", recuerda la OCDE.

    Recuerda que las autoridades europeas y nacionales llevaron a cabo una acción coordinada para restaurar la confianza en el mercado de capitales y que los recientes acontecimientos subrayan igualmente las "debilidades de los mecanismos de regulación".

    Por eso, pese a los avances logrados, considera "indispensable" pensar en la armonización de los sistemas de vigilancia nacionales con una supervisión más centralizada e integrada a nivel de la Unión Europea, con el objetivo de hacer frente a los riesgos internacionales.

    INFLACION.

    Por lo que respecta a la inflación, La OCDE prevé que sea inferior al 2% en 2009 y 2010 y sus previsiones apuntan a que el próximo año estará marcado por un claro subempleo de los recursos económicos que contribuirá a ralentizar todavía más la inflación y en ese escenario sería posible una nueva flexibilización de la política monetaria.

    "Pero las perspectivas económicas están rodeadas de una gran incertidumbre. Si las tensiones inflacionisas son más fuertes de lo previsto, el margen de maniobra será reducido", señala. Así pues, las autoridades tendrán que estar preparadas para reaccionar en caso de que se produzcan anticicipaciones inflacionistas a largo plazo y la disciplina presupuestaria deberá mejorarse.

    El estudio de la zona euro refleja igualmente las perspectivas a corto plazo ya recogidas en el anterior informe de la OCDE en el que augura un PIB para 2008 del 1%, una contracción de seis décimas en 2009 y una recuperación hasta el 1,2% en 2010. En cuanto al paro en la zona, se situará en un 7,4% en 2008, un 8,6% en 2009 y un 9% en 2010. La deuda pública, en porcentaje del PIB, llegará al 69,4% este año y al 71,1% en 2010.