4 de diciembre de 2020
30 de octubre de 2020

El superávit por cuenta corriente cae un 79,5% hasta agosto por el impacto del Covid en el turismo

El superávit por cuenta corriente cae un 79,5% hasta agosto por el impacto del Covid en el turismo
Exportaciones desde la terminal intermodal de Plaza. - GOBIERNO DE ARAGÓN - ARCHIVO

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

La balanza por cuenta corriente, que mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias, registró un superávit de 3.500 millones de euros entre enero y agosto, un 79,5% por debajo del superávit de 17.100 millones del mismo periodo del año anterior, como consecuencia del impacto del Covid-19 en los bienes y servicios, especialmente en el turismo.

Así, según los datos publicados este viernes por el Banco de España, la caída del superávit en los ocho primeros meses del año se debe, entre otros factores, al descenso en más de la mitad del superávit de la balanza de bienes y servicios y, más concretamente, al desplome del superávit del turismo, que pasa de alcanzar los 34.000 millones en el periodo enero-agosto de 2019 a los 7.700 millones actuales, una caída del 77,4%.

Pese a ello, la cifra de agosto de este año sigue la estela de julio y junio, y mejora especialmente respecto abril y mayo, meses en los que los ingresos y pagos del turismo fueron nulos por el cierre de fronteras ligado a la pandemia del coronavirus.

En concreto, la balanza de bienes y servicios, que incluye el turismo y los viajes, registró un superávit hasta agosto de 12.700 millones de euros, frente al superávit de 27.300 millones del mismo periodo de 2019.

En cambio, las rentas primarias y secundarias, (rentas de trabajo, de la inversión, impuestos sobre producción y la importación y subvenciones) y secundaria (transferencias personales, impuestos corrientes, cotizaciones y prestaciones sociales, etc.) redujeron su déficit desde los 10.200 millones en los ocho primeros meses de 2019 a los 9.200 millones del periodo actual.

Por su parte, la cuenta de capital mostró un superávit en 1.700 millones de euros, algo por debajo de los 1.900 millones del mismo periodo del año anterior.

Con ello, las cuentas corriente y de capital, que determinan la capacidad o necesidad de financiación de la economía, presentaron un saldo positivo (capacidad) de 5.100 millones de euros hasta agosto de este año, pero muy por debajo de los 19.000 millones del mismo periodo del año pasado.

En términos acumulados de 12 meses, la capacidad de financiación de la economía española se situó en 16.900 millones, por debajo de los 30.300 millones alcanzados en agosto de 2019.

EL SUPERÁVIT DE AGOSTO CEDE UN 63,5%

Sólo en el mes de agosto la balanza por cuenta corriente redujo su superávit un 63,5%, con 1.400 millones de euros, frente a los 3.800 millones del mismo mes de 2019, también como consecuencia del impacto del Covid en la entrada de capitales procedentes del turismo.

Así, la balanza de bienes y servicios registró un superávit de 1.900 millones de euros, por debajo de los 4.700 millones de un año antes; mientras que el turismo y los viajes obtuvieron un superávit a 1.400 millones, frente a los 6.400 millones de julio de 2019.

Por su parte, las rentas primarias y secundarias mostraron en agosto un déficit de 600 millones de euros, menos negativo que el saldo negativo de 900 millones del mismo mes de 2019, mientras que la cuenta de capital duplicó su superávit hasta los 200 millones.

De esta forma, las cuentas corrientes y de capital sumaron un superávit de 1.500 millones de euros en agosto, inferior a los 3.800 millones del mismo mes del año anterior.

SALIDA DE CAPITALES

Por otro lado, entre enero y agosto España registró una salida de capitales por valor de 57.700 millones de euros, frente a las salidas de 13.600 millones del mismo periodo del año anterior.

No obstante, en agosto entraron en España 800 millones de euros, frente a los 1.400 millones que salieron en igual mes de 2019.

La salida o entrada de capitales es un saldo que resulta de tener en cuenta lo que los residentes españoles invierten fuera del país y lo que los extranjeros destinan a España en ese mismo periodo.