12 de julio de 2020
7 de mayo de 2020

Álvarez-Pallete señala que Telefónica no es "inmune" a la crisis del Covid-19, pero está "bien protegida"

Afirma que mantener el dividendo con la fórmula de 'scrip dividend' es "el enfoque más prudente"

Álvarez-Pallete señala que Telefónica no es "inmune" a la crisis del Covid-19, pero está "bien protegida"
José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica - TELEFÓNICA - ARCHIVO

MADRID, 7 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha señalado que la compañía "obviamente no es inmune" a la crisis generada por el brote de coronavirus, pero está "relativamente bien protegida" y el sector de las telecomunicaciones es "más resistente" que otros a la hora de hacer frente a esta situación.

En un encuentro con analistas para presentar los resultados del primer trimestre de 2020, Álvarez-Pallete ha remarcado que el escenario generado por el coronavirus es un "territorio desconocido" que afectará negativamente a sus ingresos tanto en el negocio de empresas como en el residencial, ya que se ha parado la actividad comercial y sus clientes se verán afectados por esta crisis.

Sin embargo, ha asegurado que el impacto que la crisis del Covid-19 tendrá en los ingresos se neutralizará en parte a nivel de resultado bruto de explotación (Oibda) gracias a la capacidad de gestionar tanto los gastos de capital (Opex) como las inversiones (Capex) sin comprometer la fortaleza de las redes.

En rueda de prensa, el consejero delegado de Telefónica, Ángel Vila, ha detallado que la compañía está analizando el impacto que tendrá esta situación en los ingresos, especialmente en el segundo trimestre, en los distintos mercados en los que está presente.

Por ejemplo, ha apuntado que el cierre de las tiendas ha llevado a una caída de ventas de terminales y las restricciones a los viajes han afectado al roaming, aunque de manera distinta si es un mercado exportador o importador neto de turistas.

Asimismo, el brote de Covid ha llevado al reposicionamiento de sus paquetes en algunos clientes, como ocurre por ejemplo en la hostelería, mientras que en divisiones como la de Brasil o Hispanoamérica, que tienen aún un nivel relevante de clientes de prepago, la situación ha impactado en las recargas.

Sin embargo, ha indicado que también ven "mucho más consumo, más tráfico y más solicitudes de servicios de comunicaciones para el teletrabajo". Por ejemplo, ha apuntado que la demanda de comunicaciones en cloud ha alcanzado un nivel al que tenían pensado llegar en cinco años. Además, hay menos costes comerciales y menos bajas de clientes.

PERSPECTIVAS A LARGO PLAZO

En este contexto, Álvarez-Pallete ha resaltado que sus perspectivas a largo plazo se mantienen "intactas", ya que aumentará la demanda de servicios de conectividad, se ha confirmado la necesidad de digitalizarse y los cambios en los hábitos de los consumidores "han llegado para quedarse".

Asimismo, remarca que la compañía cuenta con herramientas suficientes en el contexto actual para preservar el flujo de caja libre (FCF), a lo que se suma el retraso de las subastas de espectro relacionadas con el 5G en algunos países como España, Reino Unido y Brasil.

Álvarez-Pallete ha remarcado que el "sostenible" modelo de negocio de Telefónica ha permitido a la operadora responder a la necesidades de empleados, clientes, proveedores y la sociedad en general en el actual contexto, y ha asegurado que continuarán progresando en dicho modelo en tres frentes: "crecimiento, eficiencia y confianza".

Así, ha remarcado que la pandemia del coronavirus ha demostrado que el sector de las telecomunicaciones es "esencial" y su misión es más necesaria que nunca. En este contexto, ha agregado que es además uno de los sectores "más protegidos y resistentes" y dentro de él Telefónica "sigue mostrando su fortaleza".

DIVIDENDO

Por otro lado, Álvarez-Pallete ha señalado que la empresa ha analizado "todos los escenarios" a la hora de tomar una decisión sobre el dividendo, teniendo incluso en cuenta la "escasa visibilidad" que existe actualmente sobre el escenario macroeconómico.

Telefónica ha anunciado este jueves que la confianza en la flexibilidad de su modelo de negocio en el presente contexto, junto con la sólida posición de liquidez y la esperada resistencia del comportamiento de su actividad, les permite confirmar el dividendo anunciado para 2020 de 0,4 euros por acción.

En concreto, propondrá a la junta de accionistas que tanto el pago del segundo tramo del dividendo de 2019 (0,2 euros, que se pagará en junio 2020) como el primer tramo del dividendo de 2020 (0,2 euros, que se pagará en diciembre 2020) se haga mediante la modalidad de dividendo flexible voluntario ('voluntary scrip dividend').

En este sentido, Álvarez-Pallete ha señalado que la generación de flujo de caja libre prevista, sumada al retraso de las subastas de espectro, le permite a la empresa tener una "muy buena cobertura del dividendo", así como que la decisión de que se haga mediante la fórmula del 'scrip dividend' voluntario permite a la empresa preservar más su flexibilidad financiera.

"Este es el enfoque mas prudente y, al mismo tiempo, mantenemos una política atractiva de dividendos y mostramos la confianza en la generación de flujo de caja libre (FCF) en la compañía a pesar de las actuales circunstancias", ha remarcado.

En este sentido, ha incidido en que esta decisión en el actual contexto supone "un muestra de fortaleza muy grande" de Telefónica, ya que no todas las empresas del sector están siendo capaces de hacer lo mismo. Además, al mismo tiempo les da "tranquilidad" el poder retribuir a su base accionarial, que tiene un alto nivel de accionistas individuales.

En esta línea, la directora de Finanzas y Control, Laura Abasolo, ha defendido que la formula del 'scrip dividend' supone un enfoque "equilibrado y prudente" que permite a la compañía mantener una remuneración "atractiva" para los accionistas y mantener un "sólido rating de inversión".

Asimismo, Álvarez-Pallete ha añadido que, por el momento, no se han planteado llevar a cabo un recompra de acciones para evitar la dilución que suponga este 'scrip dividend' voluntario y ha recordado que el consejo de administración toma las decisiones sobre la cuantía y la fórmula del dividendo cada año, por lo que no hay ninguna decisión tomada sobre si mantendrá esta política en 2021.