15 de octubre de 2019
23 de junio de 2009

AMPL.- Las cuentas vascas de 2010 se reducirán cerca de un 5% e incluirán un endeudamiento cercano a 1.700 millones

Se prevé la pérdida de 43.000 empleos entre éste y el próximo año, así como una tasa de paro del 10% en el segundo semestre de 2010

VITORIA, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

La caída de la recaudación originada por la crisis económica obligará al Gobierno vasco a reducir al menos en un cinco por ciento su Presupuesto para el próximo año, en el que además, podría recurrirse a un endeudamiento cercano al 2,5 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), es decir, unos 1.700 millones de euros. Además, el Gobierno prevé la pérdida de 43.000 empleos entre éste y el próximo año, así como una tasa de paro del diez por ciento en el segundo semestre de 2010.

El Ejecutivo autonómico aprobó hoy en Consejo de Gobierno las directrices económicas que guiarán las Cuentas del próximo ejercicio, que según reconoció el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Aguirre, se verán fuertemente condicionadas por la disminución de los ingresos a través de la recaudación de impuestos, que hasta mayo ha llegado al 16,8 por ciento respecto al mismo periodo de 2008.

Las directrices contemplan un descenso del PIB de un 2,4 por ciento para este año y de un 0,7 por ciento para 2010, unas cifras que ya fueron adelantadas por el consejero el pasado 18 de mayo.

El bajón de la recaudación de tributos, que en términos absolutos ha alcanzado hasta mayo los 780 millones de euros, obligará a acometer un recorte de gasto respecto a las cuentas de este año, todo ello a pesar de que la previsión es que la caída de ingresos se modere en los próximos meses. Para cierre de año se prevé que el bajón se sitúe entre un cinco y uno ocho por ciento, aunque Aguirre precisó que se trata de estimaciones "muy provisionales".

El documento presupuestario, que deberá estar elaborado para el 31 de octubre con el fin de iniciar su tramitación parlamentaria, estará caracterizado por "una contención absoluta en el gasto corriente" y por "una reorientación del gasto hacia la Investigación y Desarrollo, la sostenibilidad y la productividad", según explicó el consejero.

Asimismo, y con el fin de "amortiguar" la caída recaudatoria, deberá recurrirse a un nivel de endeudamiento cercano al límite del 2,5 por ciento del PIB fijados por el Consejo de Política Fiscal y Financiera como máximo para el déficit público. En el caso de Euskadi, ese porcentaje del PIB ronda los 1.700 millones de euros, una cifra de endeudamiento de la que los Presupuestos del próximo año se quedarán "muy cerca".

El responsable de Economía del gabinete de Patxi López explicó que teniendo en cuenta los créditos actualizados, el Presupuesto de este año ronda los 11.000 millones de euros, una cifra que advirtió de que "en ninguno de los casos vamos a poder alcanzar". Aunque matizó que se trata de una estimación muy prematura, explicó que la cuantía de las Cuentas de 2010 podría ser inferior en un cinco por ciento a la de este año.

NEGOCIACIONES

Esta reducción del Presupuesto de 2010 se sumará al recorte de 550 millones de euros que el propio Aguirre anunció la semana pasada que tratará de aplicar a las Cuentas de este mismo año, un objetivo que hoy reconoció que será "difícil" del alcanzar. Asimismo, explicó que de momento no se ha estudiado proceder a una congelación salarial para el personal dependiente del Ejecutivo autonómico, aunque advirtió de que el documento económico de 2010 "será muy restrictivo".

Respecto a la negociación de las Cuentas con los grupos parlamentarios para tratar de recabar apoyos suficientes que permitan sacar adelante los Presupuestos, indicó que las conversaciones se abordarán cuando el proyecto haya iniciado ya su recorrido parlamentario.

De todas formas, lanzó un "mensaje de optimismo", al afirmar que el actual es "el momento más bajo del ciclo económico" pero que los últimos indicadores apuntan a que se iniciará una lenta recuperación que se hará visible en 2010.

PREVISIONES

En el documento de directrices económicas para la elaboración de los Presupuestos se indica que el próximo año "será la demanda interna la que protagonice todo el descenso del Producto Interior Bruto, puesto que el saldo exterior realizará una aportación positiva al incremento del PIB".

Además, prevé que "la falta de impulso de la demanda interna vasca retraerá igualmente las importaciones, incluso en mayor medida, y permitirá que el saldo exterior --suma del mercado extranjero y del resto del Estado-- corrija el déficit mostrado en los últimos ejercicios". Los dos componentes principales de la demanda interna, el consumo privado y la formación bruta de capital, "registrarán caídas muy notables tanto en 2009 como en 2010", según el mismo documento.

INDUSTRIA Y CONSTRUCCIÓN

En cuanto a la oferta, la industria será el sector que registrará peores resultados, tanto en 2009 como en 2010. Sin embargo, los indicadores parciales analizados "hacen pensar que el ritmo de caída de este sector se irá suavizando paulatinamente a partir del momento actual". Así, tras dos registros negativos de su valor añadido superiores al ocho por ciento, "las tasas interanuales mejorarán y conocerán descensos menos pronunciados".

De todas formas, el Gobierno avisa de que "se necesitarán varios años para alcanzar el nivel de producción que se tenía al inicio de 2008".

La construcción, según aprecia el Gobierno, "ha dejado atrás ya el mínimo de su ciclo productivo y ha iniciado el camino de la recuperación, entendiendo ésta como la moderación de sus valores interanuales negativos". No obstante, la recuperación "será muy lenta y no se prevé que se alcancen valores positivos antes de 2011".

El Ejecutivo considera que tan solo los servicios registrarán aumentos en su valor añadido, aunque serán muy limitados. El componente de servicios de mercado "sufrirá la reducción del consumo de las familias y la pérdida de actividad de las empresas, por lo que se situará en tasas negativas".

AUMENTO DEL PARO

La debilidad esperada en el conjunto de la economía vasca tendrá una incidencia muy significativa en la evolución del mercado de trabajo, que reducirá su empleo por primera vez en quince años. Así, y tal y como ya apuntó el consejero el mes pasado, se estima que el descenso del número de puestos de trabajo alcanzará el 2,6 por ciento en 2009 y el 1,6 por ciento en 2010.

Estas tasas de variación se traducen en una pérdida estimada de 27.000 empleos el primer año y de 16.000 en 2010. Como consecuencia de este deterioro de la ocupación, la tasa de paro aumentará hasta superar ligeramente el diez por ciento en el segundo semestre de 2010.