20 de septiembre de 2019
2 de marzo de 2017

Balfegó exige seguridad jurídica en el reparto de cuotas de atún rojo en España

Alerta sobre la laxitud de la UE ante el consumo insostenible de atún rojo en Europa, procedente de Turquía y el Pacífico Oriental

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Balfegó, empresa especializada en pesca, acuicultura y comercio de atún rojo, considera que es necesaria una gestión eficiente de la nueva situación de esta pesquería que garantice la seguridad jurídica de las empresas que han colaborado en su recuperación.

En concreto, la compañía cree necesario que Europa defienda los derechos de sus ciudadanos y ejerza un control más exhaustivo de las importaciones de atún rojo de países como Turquía, que incumple las cuotas de pesca de esta especie asignadas por ICCAT, así como el procedente de zonas sobreexplotadas, como el Pacífico Oriental, que multiplicó por 14 sus exportaciones al Viejo Continente en 2016, aprovechando la laxa normativa arancelaria europea, según ha informado en un comunicado.

Para Balfegó, sólo una "gestión coherente y con sentido común" permitirá que la actual recuperación del stock del Atlántico y del Mediterráneo, conseguida gracias a las políticas de control llevadas a cabo desde 2008, no se revierta y se "echen por la borda" todos los esfuerzos y sacrificios de las flotas que han sido responsables con esta especie.

Según la compañía, las presiones ejercidas por algunas flotas, como la canaria, para cambiar el sistema de reparto actual de cuota de atún rojo, "es realmente sorprendente y sustentada sobre argumentos falsos, tales como los derechos históricos que esgrime sobre esta especie, ya que, en 2008, año en que se realizó el reparto, la flota canaria no pudo aportar documento alguno ante la Administración que lo acreditara".

Además, consideran que modificar la situación actual afectaría a la seguridad jurídica de aquellas que sí han documentado sus derechos sobre esta pesquería y han asumido el duro ajuste requerido por el plan de recuperación de la especie, impuesto por ICCAT en 2006.

Por otro lado, la empresa española ha vuelto a alertar sobre la inacción de la UE y de los principales importadores de atún rojo como Japón, Estados Unidos y Corea del Sur sobre el atún rojo turco, país que en 2015 decidió, unilateralmente, incrementar un 50% su cuota asignada por ICCAT, organismo del que es miembro. En este sentido, la firma aboga por que los países importadores prohíban la entrada de este producto procedente de países que incumplan las normas de ICCAT, ya que esta situación es un precedente "muy peligroso", porque otros países podrían seguir su ejemplo.

Por último, ha advertido del incremento de las importaciones de atún rojo de la especie Thunnus Orientalis (Pacífico Oriental) procedente de México, que el año pasado sumaron 74 toneladas, 14 veces más que en 2015. La empresa pesquera recuerda que ésta es una especie cuyos stocks están sobrexplotados y su biomasa es sólo del 3% sobre la máxima observada históricamente por los científicos.

"No nos explicamos la pasividad de la UE sobre este hecho, ya que los ciudadanos europeos, que con todo derecho han exigido una gestión sostenible de esta especie, tienen que conocer la procedencia del atún que consumen y la diferente situación de sostenibilidad de cada una de las tres especies que se capturan en el mundo: la Thunnus Thynnus, procedente del Atlántico y Mediterráneo, la Thunnus Orientalis, del Pacífico Oriental, y la Thunnus Maccoyy, del Índico y Pacífico Sur", ha indicado el director general de Balfegó, Juan Serrano.