19 de junio de 2019
16 de agosto de 2016

Bruselas estudia reforzar las normas de privacidad en servicios de compañías como WhatsApp o Skype

BRUSELAS, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha confirmado este martes que está trabajando en una actualización de las normas comunitarias sobre telecomunicaciones, con el objetivo de mejorar la privacidad y confidencialidad de los usuarios de servicios ofrecidos por compañías digitales, como WhatsApp y Skype, distintas a los operadores tradicionales.

"Estamos trabajando en una actualización de las normas comunitarias de telecomunicaciones y en una revisión de la directiva de privacidad como parte de la estrategia para el mercado único digital", ha declarado en rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo comunitario Christian Wigand, al ser preguntado por la información que adelantó este lunes el diario británico 'Financial Times'.

Así, Bruselas presentará en septiembre dicha propuesta de reforma, cuyo principal objetivo es "ofrecer un mejor acceso para los europeos a los servicios digitales, reforzar la confianza, establecer las condiciones correctas para redes tecnológicas digitales y asegurar un escenario de igualdad de condiciones para los actores del mercado".

El portavoz ha añadido además que la nueva normativa buscará establecer las "condiciones correctas" para impulsar la inversión por parte de los operadores, así como incentivar la inversión privada en las "redes de próxima generación".

En este sentido, la Comisión Europea ha asegurado que para esta revisión tiene en cuenta la "importancia creciente" de proveedores 'online' conocidos como 'over the top' (OTT), que ofrecen servicios "similares o equivalentes" a los que ofrecen otros operadores tradicionales.

El prestigioso diario británico publicó este lunes que Bruselas está trabajando en una actualización normativa que obligará a estas compañías a cumplir con las reglas comunitarias de seguridad y confidencialidad. La razón que defiende el Ejecutivo comunitario, según el 'Financial Times', es que estos servicios deberían estar regulados de una forma similar a los servicios que han desplazado, como los mensajes SMS o las llamadas de voz tradicionales.

Para leer más