3 de julio de 2020
25 de mayo de 2020

Bruselas investiga si la compra de Transat por Air Canada puede dañar la oferta de vuelos entre Canadá y UE

Bruselas investiga si la compra de Transat por Air Canada puede dañar la oferta de vuelos entre Canadá y UE
Banderas de la UE. - GETTY IMAGES / DAN KITWOOD/GETTY - ARCHIVO

BRUSELAS, 25 May. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha anunciado este lunes el inicio de una investigación en profundidad sobre el proyecto de compra del operador turístico canadiense Transat por parte de Air Canadá, con el objetivo de aclarar si la operación podría dañar a competencia en la oferta de vuelos que cubran las rutas entre Canadá y la Unión Europea.

La vicepresidenta responsable de Competencia en el Ejecutivo comunitario, Margrethe Vestager, ha recordado que Transat y Air Canadá son las dos principales aerolíneas que explotan estas rutas transatlánticas, por lo que Bruselas quiere "examinar cuidadosamente" si la operación podría tener un impacto negativo en el mercado europeo.

En concreto, la Comisión tiene dudas respecto a si la compra podría traducirse en un aumento injustificado de los precios, empeorar la calidad de los vuelos o reducir la oferta.

Vestager ha dicho que Bruselas es consciente de las dificultades que afrontan las aerolíneas en plena crisis generada por el coronavirus, pero que debe garantizarse que "la vuelta a las condiciones normales y seguras en el mercado pasa por el mantenimiento de la competencia".

Hasta ahora, las dos aerolíneas ofrecen 29 enlaces directos entre Europa y Canadá --con vuelos a una decena de países de la UE: Bélgica, Croacia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Países Bajos, Portugal y Reino Unido-- y otros cuatro enlaces que operan una u otra.

En su examen preliminar, Bruselas identifica a Transat y Air Canada como competidores directos y de mayo peso para estas rutas, habiendo otras aerolíneas que operan entre las dos regiones pero con menor peso y solo sobre un número muy limitado de destinos.

La operación le fue notificada al Ejecutivo comunitario el pasado 15 de abril y las aerolíneas implicadas han desestimado ofrecer correcciones a la operación para resolver las reservas expresadas por la institución comunitaria en su examen preliminar, por lo que Bruselas da ahora el paso de abrir una investigación en profundidad.

La Comisión cuenta con un plazo de 90 días, hasta el próximo 30 de septiembre, para tomar una decisión sobre el caso.