18 de julio de 2019
  • Miércoles, 17 de Julio
  • 15 de abril de 2016

    Christopher Dottie (Hays): "si vuelve la falta de confianza en el mercado laboral se notará de forma fuerte"

    Christopher Dottie (Hays): "si vuelve la falta de confianza en el mercado laboral se notará de forma fuerte"
    EUROPA PRESS

    MADRID, 15 Abr. (EDIZIONES) -

    Christopher Dottie es managing director de Hays, multinacional británica especializada en orientación tanto a empresas como a demandantes de empleo, que publicó la 'Guía del Mercado Laboral 2016'. En ella la entidad aseguraba que el 69% de las empresas españolas prevé realiza nuevas contrataciones este año, un 6% más. Dottie habla con Europa Press sobre el escenario laboral de España.

    - En España llevamos tres meses y medio sin Gobierno, si esta situación perdura ¿cree que se puede volver a llegar a destruir empleo?

    Es pronto para ver un impacto sobre la contratación directa. La falta de Gobierno genera un problema con la inversión directa desde el extranjero, desde las multinacionales, pero si hay una congelación o no en la contratación es imprevisible. La contratación desde Hays no ha cambiado mucho, lo que no quiere decir que si bajan los niveles de la economía tengamos que pagar la factura.

    La empresa normal y corriente en la calle no está diciendo  por ahora "no voy a contratar" porque no haya Gobierno. Si se pierde la confianza en el futuro puede haber un impacto en la contratación. Los efectos podrían ser importantes. El impacto específico es imprevisible, pero si hay falta de confianza en el mercado laboral se notará de forma fuerte.

    - Los sindicatos advierten de un posible paro crónico del 15% durante años...

    No veo motivo para pensar que hemos cambiado nada para desvincular la tasa de paro de la tasa de PIB. Si continuamos con un crecimiento del PIB del 2% o el 3% a lo mejor en tres años llegamos al 15%. Algunos estudios apuntan que con suerte España recuperaría la tasa de desempleo de 2010 en el año 2022. No necesitamos una reforma laboral, sino dar nueva forma al mercado laboral. Los cambios sugeridos son bastante tibios y blandos para la situación crónica que tenemos.

    - ¿España debe fijarse en otros países en materia laboral?

    España puede fijarse mucho de medidas concretas en Francia, Reino Unido o Bélgica. Tenemos siempre la idea de inventar nuestras propias soluciones en vez de hacer lo que hacen otros. En Reino Unido tienen muy bien identificado las políticas activas y los servicios públicos de empleo son muy efectivos; en Alemania las empresas implementan las propias materias en formación profesional y la colaboración público-privada funciona; y en Holanda cuando una persona pide una subvención de desempleo tiene que hacer prueba de conocimientos básicos y para cobrar el paro es necesario hacer cursos básicos para ser más empleable.

    El sistema de 'minijobs' es útil, no como forma de sustituir el trabajo fijo, sino para coger experiencia para  personas entiendan, y bien controlado también podría funcionar.

    - Más allá del momento actual de incertidumbre, ¿la incipiente recuperación en España está provocando un cambio de actitud entre los empresarios y los trabajadores?

    Sí, hay un cambio. Las empresas tienen confianza en la economía y el 86% de ellas dice que ya registran un aumento de la facturación, lo que están convirtiendo en incremento de plantilla. De hecho, el 69% de las empresas dice que van a contratar este año. El miedo de las empresas a perder talento es mayor que el de los profesionales a perder su trabajo, es un cambio que no hemos visto en muchos años.

    - ¿Qué pasos hay que dar para apuntalar esas ganas de contratación de las empresas?

    El mercado laboral en España está roto y no ha funcionado desde hace 30 años. Las tasas de paro están por encima del 16% desde hace mucho tiempo y esto no puede ser una visión que tengamos de futuro. La recuperación del empleo sigue estando muy vinculada a la pyme.

    No hemos hecho ninguna cosa para cambiar la parte fundamental del mercado laboral: la flexibilidad. Hay que reformar los servicios públicos de empleo y analizar de forma muy profunda la empleabilidad de los estudiantes.

    - Hay más oportunidades para encontrar un empleo, pero ¿es de calidad?

    Lo primero es generar empleo y lo segundo hablar de calidad. Soy muy consciente de la necesidad de las personas de cobrar un buen sueldo y tener seguridad laboral, pero es imposible si estás lejísimos del merado laboral. Hay muchas personas que pasan demasiado tiempo con trabajos precarios, pero las personas que están en desempleo no pueden esperar hasta que encuentren el trabajo de sus sueños.

    Para tener un mercado laboral más justo las personas con situación privilegiada tendrán que repartir su situación y sacrificar algo de sus condiciones. Será importante a la larga tener más calidad, pero será imposible sin sacrificios.

    - ¿Es tiempo de mayores subidas salariales?

    Tenemos que definir las prioridades y si se quiere ayudar a las personas que están trabajando con un Salario Mínimo Interprofesional (SMI) se debería implementar, si nuestra prioridad es ayudar a los cuatro millones que no están trabajando y muchos están en paro de larga duración no debemos incrementarlos porque cualquier incremento en el SMI frenaría la creación de empleo.

    - ¿Cuál es la utilidad e la negociación colectiva actualmente?, ¿ha quedado debilitada en los últimos años?

    Hoy en día el mercado laboral es libre a nivel mundial, no se necesita tanta protección de la misma forma. La negociación colectiva a veces puede impedir la adaptación al mercado libre para que una empresa cree condiciones de ganar con empleados porque están todos en el mismo barco. El SMI de convenio es una medida que puede ser vista como anticompetitiva.

    Si alguien hace trabajo y sabe que va a ganar lo mismo haga lo que haga, ¿cuál es la motivación para ser productivo? El sistema de negociación colectiva no está siendo muy efectivo en mejorar el mercado laboral, sobre todo cuando todos sabemos que el empleo en España se genera en las pymes y no están involucradas de cómo participar en  la negociación colectiva. Aquí se ha externalizado la comunicación y dentro de la empresa no hay diálogo entre la empresa y los trabajadores.

    - ¿Qué buscan las empresas a la hora de contratar?, ¿el currículum vitae se ha quedado obsoleto a la hora de solicitar un empleo?

    Depende. Por desgracia muchas empresas hablan mucho de tener competencias. A veces tienen mentalidades desactualizadas y cortoplacistas, y para fichar alguien quieren ver en su CV que ya ha hecho lo mismo en una empresa parecida. Les genera confianza.

    Todavía es importante demostrar una experiencia porque es más difícil demostrar competencias que conocimientos. La forma de currículum si está cambiando, no debemos ver currículum tradicionales de cinco páginas con todos los listados de certificados de un día. La formación es útil si te enseña a hacer cosas mejor, no para ponerlo en el currículum.

    A nivel de competencias, las empresas echan de menos los idiomas, y demandan nuevas tecnologías, liderazgo, polivalencia y motivación. Las empresas piensan en la mentalidad de las personas y en sus capacidades para aprender nuevas cosas y aportar valor añadido.

    - ¿Cuál sería la repercusión si la jornada laboral termina a las 18 horas como propone Mariano Rajoy?

    Necesitamos ser más productivos frente a la cultura de quedarse tantas horas en la oficina. El problema de la sociedad es que culturalmente se quiere que el jefe se quede en la oficina. Medimos las horas pero no si se ha hecho un buen trabajo. Si tenemos un mercado más flexible en ciertos sectores, con una remuneración variable, enfocado a objetivos de la empresa y las personas, si que sería saludable.