24 de septiembre de 2020
30 de mayo de 2008

COMUNICADO: Explicación del vacío de género de las matemáticas

EVANSTON, Illinois, May 30 /PRNewswire/ --

-- Los expertos de la Kellogg School of Management descubren que la igualdad social sirve para conseguir unas mejores capacidades matemáticas para las mujeres

Ya se ha dado respuesta a la diferencia matemática percibida existente entre los chicos y las chicas. Una nueva investigación publicada en la revista Science clarifica el debate existente, demostrando que las chicas consiguen mejores resultados en matemáticas a igualdad de sociedades de género, y en algunos casos superando a sus equivalentes en chicos.

La investigación, dirigida en parte por la profesora de la Kellogg School of Management Paola Sapienza, buscó hacer frente al problema de los factores culturales y sociales que influyen en el éxito de las mujeres en las matemáticas y las ciencias. Sapienza y sus colegas Luigi Guiso (Instituto Universitario Europeo) y Ferdinando Monte y Luigi Zingales (Universidad de Chicago), investigaron de forma empírica si existía un vacío mundial de género en las matemáticas para comprender la importancia relativa de la biología y la cultura en el desarrollo de atributos mentales básicos que evaluaran la conducta de las matemáticas y las ciencias.

"El denominado vacío de género en matemáticas parece haberse corregido en parte por medio de los factores medioambientales", indicó Sapienza. "El vacío no existe en países donde los hombres y mujeres tienen acceso a recursos y oportunidades similares".

Para conseguir acortar las distancias existentes en el vacío de género matemático, Sapienza y sus colegas analizaron los datos de más de 276.000 niños procedentes de 40 países. El gran número de sujetos y la amplia gama de sistemas sociales representados fueron la clave para validar el estudio. Cada uno de los niños siguió el programa 2003 Organisation for Economic Co-operation and Development Programme para la International Student Assessment (PISA), una valoración estándar internacional en matemáticas, lectura, ciencias y capacidad de resolución de problemas.

Basándose en el análisis PISA, Sapienza y sus colegas determinaron que mientras que la conducta global demostró que los niños solían sacar mejor rendimiento que las niñas en matemáticas (como media, las chicas sacaron 10,5 puntos menos que los chicos), esta ventaja no era siempre así. En algunos países, como Islandia, Suecia y Noruega, las chicas consiguieron un resultado igual o superior al de los chicos.

Sapienza y sus colegas examinaron las características sociales que podrían explicar la variación de país a país. El equipo utilizó cuatro herramientas para evaluar cómo las mujeres se integraban en la sociedad frente a los hombres. Estas herramientas fueron el desarrollo del 2006 Gender Gap Index (GGI) realizado a través del Foro Económico Mundial (FEM); la World Values Survey; el porcentaje de mujeres de más de 15 años que podían ser seleccionadas para trabajar en cada uno de los países; y el índice de utilización política de WEF, que se encarga de evaluar la representación de las mujeres dentro del gobierno.

El equipo de Sapienza descubrió que, en las sociedades con más igualdad de género, el vacío de género en matemáticas desaparecía. Por ejemplo, el vacío de género en matemáticas casi desapareció en Suecia (GGI = 0,81), mientras que las chicas consiguieron 23 puntos menos que los chicos en matemáticas en Turquía (GGI = 0,59). No sólo mejoró la media de puntuación de las chicas de forma equitativa, sino que el número de chicas que consiguieron un mayor nivel de rendimiento también aumentó.

La investigación además ha demostrado un sorprendente espacio de género en las capacidades de lectura. En cada país, las chicas consiguieron un mejor rendimiento que los chicos en lectura. En las sociedades con un género más igualado, la ventaja de las chicas en lectura sobre los chicos fue mayor. Como media, las chicas consiguieron unas tasas de lectura 32,7 puntos superiores que las de los chicos (6,6% superiores a la media de la puntuación de los chicos). En Turquía, esta cantidad es 25,1 puntos superior, y en Islandia, las chicas consiguen 61,0 puntos más.

Sapienza comentó: "Nuestra investigación ha demostrado que en sociedades con una mayor igualdad de género, las chicas consiguen una ventaja absoluta relativa frente a los chicos".

Si desea conocer más sobre la Kellogg School of Management de la Northwestern University, visite http://www.kellogg.northwestern.edu.

Página web: http://www.kellogg.northwestern.edu

Meg Washburn de Kellogg School of Management, oficina, +1-847-491-5446, móvil, +1-773-848-4461, m-washburn@kellogg.northwestern.edu; o Nicole Mladic de Manning Selvage & Lee, oficina, +1-312-861-5274, móvil, +1-773-425-1583, nicole.mladic@mslpr.com, para Kellogg School of Management. NOTA A LOS REDACTORES: Si desea ver el artículo completo, publicado el 30 de mayo de 2008 en el número de Science, solicite los resultados específicos sobre una región concreta. Si desea acordar una entrevista con la profesora Paola Sapienza, contacte con Meg Washburn.