23 de mayo de 2019
  • Miércoles, 22 de Mayo
  • 9 de octubre de 2016

    Cómo conseguir que tu campaña de email marketing no termine como spam

    Cómo conseguir que tu campaña de email marketing no termine como spam
    PIXABAY

    MADRID, 9 Oct. (EDIZIONES) -

    Con frecuencia las empresas utilizan el correo electrónico para llevar a cabo sus campañas de marketing y enviar la newsletter a sus clientes, una herramienta rápida y económica pero que a menudo llega directamente a la carpeta de spam.

    ¿Quieres evitar que tu campaña se convierta rápidamente en correo no deseado? Aprovechamos la celebración del Día Mundial del Correo para darte las claves del éxito.

    ESTRATEGIA ORGANIZADA

    Antes de nada, establece tus objetivos. ¿Quieres fidelizar a tus clientes? ¿Aumentar tus ventas? ¿Ampliar tu lista de suscriptores? En función de ello define la estrategia de la campaña y sus contenidos (banners, fotos, vídeos, testimonios, artículos de opinión..).

    Establece un calendario que incluya la fecha de los envíos, la creación de la newsletter, la captación y la medición.

    MENSAJES CREATIVOS Y ORIGINALES

    No abuses de textos largos e imágenes: menos es más. Un contenido sencillo y directo, los titulares y comienzos con gancho, la correcta utilización de los colores corporativos y las llamadas a la acción persuasivas serán tus aliados.

    No olvides incluir en la cabecera el logo de la empresa, botones sociales (Facebook, Twitter, Instagram...), datos de contacto, link a la página y la opción de darse de baja con solo un click. Si a un usuario no les interesa lo que le ofreces, será mejor que elimine su suscripción.

    Se trata de captar a un cliente fiel que participe activamente en el negocio: ofrécele algo diferenciador.

    CREA UNA BASE DE DATOS SELECTIVA

    Los algoritmos anti spam de los servicios de mensajería tratan de identificar los correos que son útiles para el destinatario. Cuando un algoritmo identifica gran cantidad de correos electrónicos procedentes de un mismo remitente, evalúa la reactividad (ratio clicks/aperturas) de los primeros mensajes para valorar la calidad de una campaña, la prueba de que el contenido es interesante.

    Si tus mensajes no generan reactividad, los servicios de mensajería te penalizarán, por lo que es importante ofrecer contenidos los clientes o público potencial a los que verdaderamente pueda interesarles tu campaña. Un punto a tu favor será enviar los correos en el horario que lo haría una persona normal y no un robot y no utilizar nunca palabras como "gratis" o "sexo", que hacen que los mensajes vayan directos a la basura.

    Identifica a tu público objetivo y crea tu propia base de datos. Puedes utilizar aplicaciones de envío de emails para filtrar y segmentar los datos, llegando exclusivamente al público que deseas y enviando comunicados en función del sexo, la edad, la ubicación y resultados estadísticos de envíos anteriores.

    Antes de enviar tus campañas, utiliza una estrategia de marketing permisivo: pide la autorización de los usuarios, sus datos en un formulario y la confirmación de la actividad al servicio.

    CONSOLIDA TU REPUTACIÓN Y CONSIGUE NUEVOS SUSCRIPTORES

    Los algoritmos anti spam darán prioridad a los clientes conocidos y desconfiarán de los nuevos visitantes, por lo que tu reputación será fundamental. Cuida a tus destinatarios, habla a los nuevos usuarios de tú a tú, mide la frecuencia del envío y mantén tu atractivo.

    No te conformes una vez que tengas tu lista de clientes fieles y dejes de lado la posibilidad de obtener nuevos registros. Tu estrategia para conseguir nuevos suscriptores puede basarse en los widgets y plugins, promoción en redes sociales, ofertas especiales, contenidos descargables, juegos, concursos, publicaciones del blog, etc.

    MONITORIZA LAS ACCIONES

    Por último, y no menos importante, analiza de inmediato las acciones, una de las grandes ventajas de este tipo de correo. Para conocer los intereses de los receptores, deberá prestarse especial atención a la tasa de clicks sobre el mensaje y sobre los enlaces de los emails.

    También debes estar pendiente de la tasa de apertura de correos respecto a los enviados (Open Rate), que debería superar el 20%; así como de los emails que llegan a las bandejas de entrada, del porcentaje de conversión de usuarios en suscripciones y compras, del de usuarios que se dan de baja y del de receptores que han reenviado el correo a otros contactos.

    De esta manera, podrás identificar los puntos de éxito y las flaquezas, lo que te servirá para modificar la campaña en función de si se han cumplido o no los objetivos.