21 de septiembre de 2019
  • Viernes, 20 de Septiembre
  • 28 de diciembre de 2018

    Dia ultima un acuerdo de refinanciación de su deuda bancaria con una inyección de liquidez de 200 millones

    Dia ultima un acuerdo de refinanciación de su deuda bancaria con una inyección de liquidez de 200 millones
    EUROPA PRESS

    MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

    Dia ultima un acuerdo de refinanciación de su deuda bancaria hasta el próximo 31 de mayo de 2019 que implica, entre otros términos, el acceso a nueva liquidez por un importe aproximado de 200 millones de euros y la suspensión temporal de la medición de sus 'covenants' financieros, según ha anunciado este viernes la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

    Dicho acuerdo contmpla además la futura convocatoria de una junta general de accionistas que apruebe una ampliación de capital con derechos de suscripción preferente por importe de al menos 600 millones de euros.

    Asimismo, la compañía ha previsto en paralelo la puesta en venta de los negocios Clarel y Cash & Carry (Max Descuento), que no forman parte de su negocio principal.

    "La compañía considera que existe un entendimiento con sus acreedores financieros sobre los términos fundamentales del acuerdo, que está pendiente de la aprobación final por el comité de crédito de una entidad y espera que su firma pueda materializarse próximamente", señala la firma, cuya deuda bancaria asciende a 900 millones de euros.

    A finales de octubre, la compañía informó de que, en el contexto del nuevo plan de negocio en el que estaba trabajando, había puesto en marcha la realización de un test de deterioro sobre sus activos no corrientes para evaluar si pudiera existir la necesidad de provisionar una parte de los mismos.

    DETERIORO DEL VALOR DE LOS ACTIVOS.

    En este sentido, la firma ha señalado la necesidad de deteriorar un importe total aproximado de 76 millones de euros (de los cuales 13 millones de euros corresponden al fondo de comercio y 63 millones de euros a inmovilizado material), atribuible en su mayor parte a España.

    Adicionalmente, para el caso específico de Clarel y dado que se ha clasificado el negocio desarrollado por esta filial como mantenido para la venta, se ha tomado como referencia su valor razonable estimado menos los costes de venta, lo que se traduce en un deterioro estimado de 34 millones de euros adicionales en el fondo de comercio.

    Asimismo, según explica la cadena de supermercados, no se ha estimado la necesidad de dotar deterioro alguno por el resto de activos corporativos y fondo de comercio no atribuido a tiendas.

    Dado que este test de deterioro se ha realizado tomando como referencia el valor de los activos operativos a 30 de septiembre de 2018 y utilizando las hipótesis más conservadoras que tendrán que confirmarse en el proceso de auditoría, la compañía ha explicado que procederá a calcular el efecto final al 31 de diciembre de 2018 para su oportuno registro en las cuentas anuales, mediante un cargo a la cuenta de resultados con el que se dotarán las provisiones que minoran el valor neto contable de los activos.

    Dia ha señalado que dicho cargo no tiene incidencia en la caja al final del periodo, ni genera detrimento alguno en el estado de generación de flujos de efectivo.

    Por otro lado, respecto al epígrafe de activos por impuesto diferido, se ha realizado un análisis para evaluar su recuperabilidad futura en el contexto del nuevo plan de negocio, cuyo resultado arroja la necesidad de hacer un deterioro de 184 millones de euros para provisionar aquellos créditos fiscales cuyo plazo de recuperación exceda de diez años con independencia de que la compañía siga teniendo derecho a su compensación en un plazo ilimitado.

    PATRIMONIO NEGATIVO AL CIERRE DE ESTE AÑO.

    Según ha explicado la compañía, la dotación de dichas provisiones resultará en un patrimonio neto negativo al cierre del ejercicio 2018. Dicha posición será revertida, en su caso, con el reforzamiento de los fondos propios del grupo en el marco del aumento de capital por importe de 600 millones de euros.

    Sobre la reexpresión de estados financieros de 2017, la compañía decidió extender la revisión a sus filiales extranjeras operativas (Portugal, Brasil y Argentina).

    Como consecuencia de dicha revisión, no se han identificado "aspectos dignos de reseña" en las filiales de Portugal y Argentina, y se han identificado y considerado necesario realizar nuevos ajustes "significativos" en los estados financieros consolidados de 2017 correspondientes a la filial en Brasil, que en su conjunto tienen un impacto negativo por importe de 1,6 millones de euros en el resultado neto del ejercicio 2017 y por importe de 9,7 millones de euros en las reservas a 31 de diciembre de 2017.

    De acuerdo con la normativa contable vigente, una vez finalice el proceso de auditoría de los citados importes, cuando se formulen las cuentas anuales consolidadas correspondientes al ejercicio 2018, la compañía procederá a reexpresar las cifras de 2017 que se presentarán a efectos comparativos para reflejar el efecto patrimonial de la reexpresión de cifras correspondientes a 2017.

    Dichas correcciones, de las que la firma dará cumplida información en las cuentas anuales de 2018 una vez formuladas y debidamente auditadas, tienen como objetivo imputar a cada ejercicio los ingresos y gastos que les corresponden.

    Por último, la compañía confirma que sus estimaciones para el cierre contable del ejercicio 2018 arrojan un resultado bruto de explotación (Ebitda) ajustado de entre 350 y 400 millones de euros.

    Para leer más