17 de junio de 2019
  • Domingo, 16 de Junio
  • Viernes, 14 de Junio
  • 13 de abril de 2016

    El doble irlandés o cómo evitar pagar impuestos en España

    El doble irlandés o cómo evitar pagar impuestos en España
    EUROPA PRESS

    MADRID, 13 Abr. (EDIZIONES) -

    La filtración de los 'papeles de Panamá' ha puesto los términos fiscalidad y evasión de impuestos encima de la mesa. Las grandes corporaciones internacionales poseen auténticos departamentos de ingeniería fiscal y se aprovechan de los resquicios legales para tributar el mínimo posible.

    Uno de los sistemas más conocidos, y también más polémicos, para eludir el pago de impuestos es el denominado 'doble irlandés' a través del cual empresas como Apple, Google o Facebook se ahorran millones de euros en impuestos de forma completamente legal.

    El 'doble irlandés' permite el traslado de los beneficios de estas empresas hacia territorios de escasa o nula tributación, es decir, paraísos fiscales.

    Funciona a través de la creación de una filial con sede en Irlanda y otra con sede en un territorio de escasa tributación (esta última es la propietaria de los derechos intelectuales). La matriz irlandesa es la que se encarga de comercializar los productos de la compañía y de recibir ingresos de todo el mundo, pero paga cantidades altísimas a la empresa situada en el paraíso fiscal por el uso de los derechos intelectuales, por lo que los beneficios declarados en Irlanda son escasos.

    Además, si se combina este sistema con el denominado 'sándwich holandés' también se puede evitar el pago de los beneficios en Irlanda a través del pago de 'royalties' a una sociedad constituida en Holanda.

    Así funcionan estos dos sistemas combinados: (pasa por los iconos para descubrir toda la información)

    A pesar de que el gobierno irlandés cambió su legislación el pasado 2015 para eliminar el 'doble irlandés', lo cierto es que aún se permite a las empresas que ya operaban en el país seguir haciendo uso de este ventajoso sistema hasta 2020, tiempo suficiente para idear un nuevo sistema en uno de los paraísos tributarios para las empresas en Europa, ya que el Impuesto de Sociedades está blindado al 12,5%.