21 de septiembre de 2019
  • Viernes, 20 de Septiembre
  • 21 de julio de 2014

    Economía.- El 63% de las empresas reconocen que la imagen de marca corporativa es clave para su internacionalización

    MADRID, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Dos tercios de las empresas españolas creen que la imagen de marca corporativa es de vital importancia en su proceso de internacionalización, según el informe "La salud del branding en España" elaborado por la Asociación Española de Empresas de Branding (AEbrand) y ESADE Brand Institute.

    A pesar de que el 71% de estas empresas considera la imagen de marca como importante para la consecución de los objetivos de la compañía y un 61% reconoce que el comité de dirección está implicado en su gestión, ésta todavía se centra en los aspectos tácticos y sigue sin tener la orientación estratégica deseable.

    Entre las empresas que identifican la marca corporativa como la expresión gráfica de la compañía (84%) crece el grupo de aquellos que reconocen en ella un activo intangible de alto valor estratégico (79%) y el de los que la ven como un instrumento de comunicación del proyecto empresarial (64%). Para ellos, los objetivos en los que piensan puede contribuir son, fundamentalmente, mejorar la reputación de la empresa, generar vínculos con clientes y ofrecer garantía de calidad para las marcas de producto.

    Más de la mitad de los consultados reconoce tener bastante o muy definida la imagen de marca y declaran haberla construido con arreglo a valores corporativos (44%), cultura organizativa (32%) o historia de la compañía (30%).

    A la hora de compartirlas, la mayoría lo hacen a través de la red, con medios corporativos (web, internet, mail), mensajes de marca en elementos de comunicación interna, presentaciones, manuales y convenciones, aunque todavía hay un 16% que afirma comunicarla 'poco' y, otro 27%, sólo 'algo'.

    Por otro lado, y para que esta marca tenga éxito, los consultados insisten que se necesita compromiso de la alta dirección y claridad en los objetivos estratégicos, así como inversión económica y autonomía de la gestión del responsable directo de la marca