18 de agosto de 2019
  • Viernes, 16 de Agosto
  • 14 de diciembre de 2008

    Economía/Empresas.- Los administradores de Martinsa piden anular la refinanciación de 4.100 millones de deuda

    MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

    Los administradores concursales de Martinsa-Fadesa han solicitado que se anule la refinanciación de 4.100 millones de deuda que la inmobiliaria acordó con sus bancos acreedores el pasado mes de mayo, apenas dos meses antes de que solicitara concurso de acreedores.

    Los tres administradores han interpuesto ante el Juzgado de lo Mercantil de A Coruña una demanda de reintegración sobre esta operación "con el objetivo de eliminar las garantías constituidas al amparo de la misma".

    Martinsa-Fadesa firmó a comienzos del pasado mes de mayo con 45 entidades financieras la refinanciación de dicho importe de deuda, correspondiente al crédito que pidió el pasado año para abordar la comprar y posterior fusión de Fadesa.

    Este contrato de refinanciación obligó a la inmobiliaria a constituir hipotecas sobre determinados activos de la empresa y derechos de prenda sobre filiales de la sociedad, como garantía adicional a las ya aportadas al crédito inicial, según informó entonces la compañía.

    En el informe concursal sobre la situación de Martinsa, al que tuvo acceso Europa Press, los administradores aseguran que esta operación es "fácilmente encuadrable" en el supuesto comprendido en el artículo 71.3 de la Ley Concursal.

    Este artículo dice que, una vez declarado el concurso, serán rescindibles los actos que supongan un perjuicio para la masa de activos realizados por la empresa dentro de los dos años anteriores al concurso, aunque no hubiere existido intención fraudulenta.

    Uno de los casos de perjuicio patrimonial comprendidos en la ley es "la constitución de garantías reales a favor de obligaciones preexistentes o de las nuevas contraídas en sustitución de aquéllas".

    LOS BANCOS CONOCIAN LA SITUACIÓN.

    En el caso de la refinanciación de Martinsa, los administradores concursales argumentan que las entidades que intervinieron en la operación de refinanciación eran, a priori, "plenas conocedoras de la situación de dificultad por la que atravesaba la concursada".

    "Este extremo deberá sin duda ser tomado en consideración por la administración concursal para determinar sin con dicha refinanciación se hubiera podido producir un agravamiento de la insolvencia o bien esclarecer si la información de que disponían los miembros del sindicato de bancos era suficiente para conocer que con dicha refinanciación tampoco se evitaría el concurso", indicó.

    No obstante, los administradores indican que todas las entidades con las que Martinsa firmó la refinanciación, a excepción de cuatro, han renunciado a las garantías constituidas en esta última refinanciación.

    La deuda objeto de la refinanciación que ahora se pide anual constituye el grueso de 7.005 millones de euros que soporta la inmobiliaria que ha protagonizado el mayor concurso de acreedores, según los últimos datos corregidos presentados por la administración concursal.