3 de marzo de 2021
23 de enero de 2008

Economía/Empresas.- (Ampl.) Sacyr, obligada a aportar el 21,22% de Testa como garantía de su deuda por Repsol YPF

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

Sacyr Vallehermoso ha tenido que comprometer el 21,22% del capital social de Testa, su filial de patrimonio, para reforzar las garantías del préstamo que suscribió en 2006 para comprar el 20% de Repsol YPF, informó hoy el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La compañía que preside Luis del Rivero tiene que elevar las garantías como consecuencia del descenso que la cotización de la petrolera ha registrado en bolsa en las últimas semanas en el marco de la caída de todos los mercados.

El grupo de construcción y servicios ha comprometido (pignorado) a favor del sindicato de bancos que le otorgó la financiación títulos de Testa representativos del 21,22% de su capital, valorados en 367,77 millones de euros en función de los actuales precios de mercado.

Testa cuenta con activos de distinta tipología (oficinas, hoteles viviendas, residencias para la tercera edad, entre otros) valorados en 4.592 millones de euros, según datos de cierre de 2006. Entre ellos destaca una de las torres construidas en el Paseo de la Castellana, al Norte de Madrid.

La aportación de garantías adicionales en caso de un descenso de la cotización de Repsol figura como una de las cláusulas del préstamo sindicado de 5.175 millones de euros que Sacyr firmó en diciembre de 2006 para financiar la compra de Repsol YPF. En un principio, el grupo aportó como garantía del crédito las propias acciones de la petrolera adquiridas.

LIMITE DE 21,8 EUROS POR ACCION.

La mencionada cláusula obliga a Sacyr a aportar garantías adicionales si la cotización de los títulos de la compañía que preside Antonio Brufau bajaban de un determinado nivel durante tres días consecutivos.

Dicho ratio estaba establecido en 21,8 euros por acción, y la jornada de hoy es la tercer consecutiva en la que Repsol YPF cerró en bolsa por debajo de este precio.

El cálculo de este ratio es consecuencia de multiplicar el precio de la acción de Repsol YPF por el número de acciones de la petrolera propiedad de Sacyr (244,29 millones de títulos), y de dividir el importe que resulte entre el saldo vivo del crédito reducido en la tesorería de que disponga la compañía.

No obstante, la cláusula también fija que Sacyr recuperará la garantía adicional aportada para el préstamo si los títulos de Repsol superan durante tres días consecutivos el referido ratio.

El contrato permitía a Sacyr Vallehermoso aportar como garantía, a su elección, efectivo o acciones. En este último caso, se consideran acciones válidas las de cualquier título cotizado en bolsa, esto es, los de su participada francesa Eiffage, los de su filial de concesiones Itinere y los de su rama patrimonial Testa.