27 de noviembre de 2020
25 de enero de 2007

Economía/Empresas.- La élite empresarial pide en Davos la reactivación de la Ronda de Doha

DAVOS (SUIZA), 25 Ene. (EP/AP) -

Un club de 65 líderes empresariales internacionales pidió hoy en el Foro de Davos a la clase política y a los negociadores la reactivación de la Ronda de Doha para lograr un acuerdo que establezca unas nuevas bases para el comercio global.

Este grupo, conocido como International Business Council, considera que un fracaso en las conversaciones hará que se pierdan muchas oportunidades en la actividad comercial.

Entre los miembros del grupo figuran el presidente de Dell, Michael Dell, el prsidente de Arcelor Mittal, el magnate indio Lakshmi Mittal, o el consejero delegado de Coca-Cola, Neville Isdell, entre otros.

En un comunicado, dicen estar preparados para apoyar a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en su esfuerzo por alcanzar un acuerdo este año. "El bloqueo actual amenaza con dañar el crecimiento de la liberalización comercial", aseguran los directivos, para los que "el comercio es el medio más eficaz que se puede ofrecer a los miembros de la comunidad internacional que luchan para salir de la pobreza".

La lista de miembros del club que suscribe esta iniciativa incluye, además de a los ya citados, al presidente de Bombardier, Laurent Beaudoin, al consejero delegado de Nestlé, Peter Brabeck Letmathe, al presidente de British Airways, Martin Broughton, y al fundador de Carlyle, David Rubenstein.

Su postura recibió el apoyo de otros grupos de poder reunidos estos días en Davos, donde se celebra el Foro Económico Mundial. El presidente de BusinessEurope, que representa a 20 millones de pymes, Ernest Antoine Seilliere, advirtió de la necesidad de alcanzar un acuerdo comercial y consideró que "ha llegado el momento de que los líderes" actuén.

Las conversaciones de la OMC quedaron suspendidas en julio del año pasado, varios meses después de una reunión en Hong Kong en la que los representantes de los 149 socios de la organización no fueron capaces de ponerse de acuerdo sobre las dos cuestiones aún sin resolver de la Ronda, que son los servicios y la agricultura.