26 de enero de 2021
27 de junio de 2006

Economía/Empresas.- Más de 300 trabajadores de Braun se manifiestan en Esplugues (Barcelona) contra el cierre

ESPLUGUES DE LLOBREGAT (BARCELONA), 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

Más de 300 trabajadores Braun cortaron esta mañana los accesos a la Ronda de Dalt, provocando hasta tres kilómetros de retenciones, e interrumpieron el servicio del Trambaix durante una manifestación para protestar en contra del cierre de la planta de Esplugues de Llobregat (Barcelona) y el despido de unos 700 empleados.

Los trabajadores salieron pasadas las 11 de la mañana de las puertas de la fábrica de la multinacional y recorrieron a pie el kilómetro y medio que separa la empresa del Ayuntamiento de Esplugues, donde finalizó la manifestación.

La marcha estuvo encabezada por una pancarta con los lemas 'Braun está en lucha', 'No al cierre de Braun' y una tercera que pedía un boicot para los productos de la estadounidense Procter & Gamble, matriz de Braun.

La manifestación transcurrió por la avenida de Cornellà hasta llegar a la calle de Laureà Miró. Durante el trayecto los empleados cortaron el tráfico del carril de subida de la avenida de Laureà Miró e interrumpieron el servicio de Trambaix.

Fuentes de la Guardia Urbana explicaron a Europa Press que la marcha provocó hasta tres kilómetros de retenciones en el acceso número 12 de la Ronda de Dalt en sentido Llobregat. Intervinieron para despejar la vía los Mossos d'Esquadra y los Bomberos de la Generalitat.

Los trabajadores aprovecharon la marcha para repartir octavillas entre los vecinos de la ciudad y corearon cánticos en contra de la dirección de la empresa y a favor de sus puestos de trabajo. También hicieron sonar bocinas y silbatos.

A las puertas del Ayuntamiento de Esplugues se vivieron momentos de tensión cuando una representación del comité de empresa tenía previsto entrar para entregar un manifiesto a los responsables municipales. Los manifestantes quisieron seguir a los representantes sindicales y entrar por la fuerza en el Consistorio.

Los agentes de la Policía Local evitaron la entrada e impidieron también el acceso a los representantes sindicales y los trabajadores respondieron tirando huevos con pintura a la fachada del Ayuntamiento y coreando lemas en contra de la alcaldesa de Esplugues, Pilar Díaz.

MAÑANA, INICIO DE LAS NEGOCIACIONES.

La manifestación se produce un día antes de que la empresa y los sindicatos comiencen a negociar el plan social que debe minimizar el impacto del cierre.

La presidenta del comité de empresa, Carmen Ocón, indicó que los sindicatos "mantenemos que la empresa es viable y que el cierre no está justificado, pero por otro lado tenemos sobre la mesa un expediente de cierre que nos obliga a sentarnos a negociar".

Ocón señaló que "los trabajadores no tenemos ninguna prisa en negociar nada, nosotros no tenemos prisa en que nos cierren la empresa, por lo tanto quien tenga prisa que comience a hablar".

La manifestación de los trabajadores de Braun coincidió con la primera jornada de paros de tres horas por turno convocada por el comité de empresa. Los paros se repetirán cada martes y jueves hasta el mes de agosto.