25 de noviembre de 2020
24 de abril de 2006

Economía/Empresas.-Microsoft dice que la CE cometió "errores" importantes al sancionarle por abuso de posición dominante

LUXEMBURGO, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

Microsoft y la Comisión Europea iniciaron hoy ante el Tribunal de Primera Instancia de la Unión Europea su última batalla en la que el gigante informático trata de anular la multa récord de 497 millones de euros que le impuso hace dos años Bruselas por abuso de posición dominante.

En el primero de los cinco días que durará la vista oral del caso, el abogado de Microsoft, Jean-François Bellis, acusó al Ejecutivo comunitario de cometer "errores fundamentales" en su sanción, ya que le obligó a comercializar un producto que los consumidores no quieren.

La exigencia de la Comisión de que la empresa de Bill Gates ofreciese a los consumidores una versión del sistema operativo Windows sin el reproductor audiovisual Media Player ha sido un gran fracaso, aseguró.

Ningún fabricante de ordenadores ha instalado en sus aparatos la versión Windows XP N. "Ni siquiera uno", enfatizó Bellis ante los 13 jueces, entre ellos el español Rafael García-Valdecasas. Las ventas del XP N representan un 0,005% del total de ventas del XP en Europa y el distribuidor francés FNAC, el que más ejemplares encargó, ha reconocido que no ve una demanda de los consumidores para este producto.

"La incapacidad de ofrecer un producto que nadie quiere no puede ser un abuso", dijo el abogado del gigante informático.

Pero el representante de la Comisión, Per Hellstrom, replicó que los argumentos de Microsoft eran irrelevantes porque los consumidores no tienen una auténtica libertad de elección sobre los programas de reproducción que se les ofrecen. "Este es el mundo según Microsoft, donde la empresa decide qué es lo mejor para los consumidores".

Recalcó que la compañía de Bill Gates controla el mercado porque siete de cada diez ordenadores vendidos en Europa llevan preinstalado el Media Player. Los programadores conocen estas cifras y diseñan nuevos contenidos para el reproductor, lo que impide competir a los rivales.

El economista David Evans testificó a propuesta de Microsoft que el éxito del iPod y de iTunes demuestra que Microsoft no ha acabado con la competencia tal y como pronosticaba la Comisión.

Señaló que más del 87% de los usuarios de ordenadores utilizan reproductores distintos al de Windows, y los fabricantes han doblado el número de reproductores preinstalados en Europa en los últimos dos años. "Si la Comisión tuviera razón, estaríamos viendo una tendencia a la baja", dijo.

El Comité Europeo en defensa de los Sistemas Interoperativos, un grupo que representa a algunos de los rivales de Microsoft, apuntó que esta argumentación es falsa, puesto que iTunes no compite directamente con el Media Player.

El Media Player "se ha convertido en el reproductor de vídeo dominante sólo porque estaba ligado al monopolio de Windows", dijo el grupo a través de un comunicado.

Además de obligarle a vender una versión del Windows sin el Media Player, la Comisión también forzó a Microsoft a revelar a sus rivales información técnica para que puedan fabricar productos compatibles con Windows. Dos años después, Bruselas cree que el gigante informático todavía no ha cumplido esta sanción y le amenaza con sanciones diarias de 2 millones de euros.