17 de septiembre de 2019
7 de junio de 2009

Economía/Empresas.- SOS pretende imputar a los Salazar delitos societarios que pueden suponer hasta tres años de cárcel

SEVILLA, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

El grupo SOS estudia imputar a los hermanos Jesús y Jaime Salazar, ex ejecutivos de la compañía, presuntos delitos societarios que podrían suponer hasta tres años de cárcel, según indicaron a Europa Press en fuentes próximas al consejo de administración.

Los delitos societarios son aquellos que cometen los administradores de derecho de una sociedad al falsear las cuentas anuales u otros documentos que deben reflejar la situación económica de la entidad para causar un perjuicio económico a la misma sociedad, a alguno de sus socios o a un tercero.

Las mismas fuentes apuntaron que este tipo de delitos, según su gravedad, puede entrañar hasta tres años de cárcel.

Grupo SOS anunció esta semana que interpondrá una querella contra el ex presidente, el ex vicepresidente y "otras personas físicas y jurídicas" por los presuntos delitos de apropiación indebida, administración fraudulenta "y otros".

El consejo de administración de la multinacional alimentaria acordó por unanimidad, en una sesión de la que se ausentó Jesús Salazar, emprender esta acción judicial, para lo que procederá al otorgamiento de poderes a abogados y procuradores. La defensa de los intereses de la sociedad ha sido encomendada al despacho CMS Albiña y Suárez de Lezo.

Los hermanos Salazar fueron destituidos el pasado 30 de abril como ejecutivos del grupo después de que el consejo de administración conociera que habían transferido en 2008 un total de 204 millones de euros a una sociedad vinculada a ambos, a lo que se suma otra disposición de fondos por 25 millones en el primer trimestre de 2009.

Jesús y Jaime Salazar se mantienen como accionistas significativos de la compañía con una participación del 16,729% y del 9,659%, respectivamente, pese a que Ahorro Corporación ha ejecutado acciones aportadas en garantía por algunas de sus sociedades.

Tras el cese de los Salazar, las cajas de ahorros presentes en el consejo de administración (Caja Madrid, Unicaja, Cajasol, CajaGranada y CajaSur) han tomado el control de la empresa propietaria de los aceites Carbonell y Koipe, al nombrar como presidente ejecutivo a Mariano Pérez Claver (consejero de Caja Madrid) y crear dos vicepresidencias para las cajas andaluzas.

Como consecuencia de las operaciones realizadas por los Salazar, Grupo SOS tuvo que reformular las cuentas del pasado ejercicio, que arrojaron unas pérdidas netas consolidadas de 190 millones de euros, por la provisión realizada para cubrir la disposición de fondos. Además, el consejo de administración anunció una ampliación de capital de hasta 200 millones de euros para compensar las pérdidas.