3 de agosto de 2020
30 de mayo de 2008

Economía/Empresas.- La Xunta vigilará que se cumpla la legalidad en los despidos que realice Martinsa Fadesa

A CORUÑA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El comité de empresa de Martinsa-Fadesa en A Coruña se reunió hoy con la delegada provincial de la Consellería de Traballo, María Debén, quien se comprometió a "vigilar porque la empresa cumpla la legalidad en todos los pasos que tome", en relación al despido de trabajadores en la ciudad.

El presidente del comité de empresa, Fermín García, declaró a Europa Press que Debén mantuvo un encuentro con los representantes de la empresa el pasado miércoles "y en vez de decirles amén les dijo que mucho cuidado porque van a vigilar con lupa".

Así, García se mostró "satisfecho" con el encuentro y con la actitud tomada desde Traballo, porque, desde su punto de vista, "eso complica mucho las cosas a la empresa a la hora de desmantelar su sede coruñesa".

Además, García señaló que desde la dirección de recursos humanos habían manifestado a Debén su intención de "entablar una negociación con el comité para llevar a cabo los despidos de la manera más adecuada para todos", además de que "posiblemente" la próxima semana "ya haya alguna información clara sobre sus planes reales".

En este sentido, García esperó "que eso sea verdad" y que así puedan tener "información clara y verdadera" de cara a convocar una mesa de negociación y "ver lo que se puede hacer para mejorar la difícil situación que se está viviendo en estos meses".

No obstante, los trabajadores de la empresa volvieron a concentrarse de manera pacífica este mediodía ante la sede de la inmobiliaria para demandar "información clara" sobre la decisión que se va a tomar y los despidos que se van a llevar a cabo.

PREOCUPACIÓN.

Los representantes de Recursos Humanos de Martinsa-Fadesa se reunieron el pasado lunes en la ciudad herculina con el comité de empresa en un encuentro del que los sindicatos salieron "muy preocupados" porque "según sus palabras se entiende que van a desarrollar un expediente de regulación de empleo (ERE)", que supone el despido de más del 50% de la plantilla.

García señaló que desde la empresa renunciaron a presentar el Plan de Empleo emplazándoles a un nuevo encuentro en la primera quincena de junio, pero les avanzaron que "no se garantiza el nivel de empleo actual y la reestructuración será mayor de la anunciada hace meses".

Al respecto, el representante de CIG en el Comité de Empresa, Paulo Carril, señaló que estaba previsto el despido de 74 de los alrededor de 200 empleados, por lo que para despedir a más dentro de la legalidad "será necesario desarrollar un ERE, que supone destituir al menos a la mitad de la plantilla".

Por su parte, fuentes de la empresa reconocieron a Europa Press que "la situación del sector ha empeorado y habrá que abordar una reorganización global que afectará a toda la compañía, y no sólo a Galicia" y que se está diseñando en estos momentos.

Dicha reestructuración se dirige a la reducción de gastos "que no tienen por qué ser solamente en personal", por lo que evitaron confirmar que se vaya a aumentar el número de despidos en la sede coruñesa "hasta que no esté listo el plan en la primera quincena de junio".

Así añadieron que "no está diseñado todavía cómo se va a hacer" por lo que solicitaron "que no se hagan especulaciones" hasta que no se pueda hablar "de hechos concretos". Una decisión que, una vez tomada, "los trabajadores serán los primeros en saber".

El año pasado hubo 140 bajas en la sede de A Coruña de la empresa, 38 fueron trasladados a Madrid y 33 del departamento de Informática fueron externalizados a otra compañía. En lo que va de ejercicio, 34 empleados más han perdido ya su puesto. Un hecho que ha repercutido en la pérdida de atribuciones de los 210 empleados con los que cuenta en la actualidad.