18 de octubre de 2019
  • Jueves, 17 de Octubre
  • 14 de enero de 2009

    Economía.- Kraft y sus trabajadores abordan hoy la situación de la planta de Mahón tras anunciarse planes de traslado

    MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

    Los trabajadores de las plantas de Kraft Foods en España se reunirán hoy con la dirección de la compañía para conocer la situación real y sus planes tras anunciar el traslado de la sede de Mahón.

    El comité de empresas acudirá a la cita con la voluntad de encontrar soluciones pero con su negativa a negociar cualquier Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que implique el cierre de la planta de Mahón.

    También intentarán conocer las intenciones de Kraft sobre la posibilidad de abrir un proceso de compra tanto de la fábrica de Mahón, como de la firma 'El Caserío'.

    Así lo detalló el presidente del comité de empresas de la planta de Mahón, Antonio Olives, quien precisó que ésa es la estrategia común de los empleados de la firma tras mantener un encuentro de trabajo hoy en Madrid.

    Por tanto, hoy intentarán conocer las razones de la empresa ante unas medidas anunciadas a las que "no encuentran explicación", debido a la buena actividad que mantiene la producción de la planta de Mahón.

    Por ello, remarcó que se opondrán a negociar el cierre de la planta de Menorca y trasladar parte de la producción a León, o en caso contrario, abordarán la posibilidad de que la empresa venda tanto la sede como la marca 'El Caserío'.

    Olives consideró que, a priori, "no tienen sentido" los planes de reducción debido a la alta cantidad de trabajadores eventuales que tiene Kraft en España, aunque esperarán que la empresa aporte información cuantiosa y detallada de la situación.

    La solución de la venta de la marca sería conveniente en un principio dado que el negocio de los productos derivados del queso aún se mantiene en 'auge', lo cual sería más beneficioso que "dentro de dos años" en los que la coyuntura económica "puede presentar problemas" si se acomete "la deslocalización".

    "La fábrica es competitiva, genera negocio, gana dinero cada año, la producción de 2008 es idéntica a la de 2007 y las previsiones para 2009 se mantiene. Por lo tanto, esta decisión no la entendemos", expuso el presidente del comité de empresas de Kraft en Mahón.

    TRABAJO PONDRÍA "MUCHOS PROBLEMAS" AL ERE

    Olives indicó también que la respuesta de las administraciones públicas ante la situación que atraviesa la planta de Mahón, sobre todo en el caso del Consell de Menorca y el Govern está siendo "positiva", como revelan las gestiones realizadas con el Ministerio de Trabajo y con la empresa, a la que han comunicado que "tendrían muchos problemas" para que se aprobara en su caso un ERE.

    "Ellos no han presentado ningún ERE, quieren negociarlo porque saben de la presión que existe y que el impacto social en Menorca está siendo muy grande", expuso, al tiempo que remarcó el impacto que tendría el cierre de esta planta en la isla. "Hay que buscar soluciones", apostilló Olives.

    Como ejemplo del buen estado de la planta de Mahón, el presidente del comité de empresas dijo que en el mes de noviembre la empresa se vio obligada a contratar una veintena de trabajadores eventuales, debido al incremento de la productividad.