17 de octubre de 2019
10 de abril de 2008

Economía/Motor.- Delphi pide al juez que obligue a Appaloosa a mantener su inversión de 1.634 millones en la compañía

DETROIT (ESTADOS UNIDOS), 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El fabricante estadounidense de componentes para automóviles Delphi solicitará al juez que fuerce al grupo inversor liderado por el fondo Appaloosa Management a que mantenga su inversión de 2.550 millones de dólares (1.634 millones de euros al cambio actual) en el plan de retorno a la rentabilidad que desarrollado la compañía para salir de la suspensión de pagos en la que se encuentra, informó Delphi al regulador estadounidense, la Securities and Exchange Comission (SEC).

Appaloosa Management era la entidad líder de un consorcio de inversores en el que se encontraban presentes Harbinger Capital Partners Master Fund I, Merril Lynch, Pierce, Fenner & Smith, UBS Securities, así como Goldman Sachs y Pardus Capital Management.

Los inversores liderados por Appaloosa habían comprometido su apoyo financiero por valor de 1.634 millones millones de euros, que formaba parte de los 6.100 millones de dólares (3.885 millones de euros) que necesita Delphi para funcionar su plan de recuperación de la rentabilidad. Sin embargo, este consorcio decidió, el pasado viernes, retirar su apoyo económico a este plan.

La multinacional con sede en Troy, en el Estado de Michigan, que se encuentra en suspensión de pagos desde octubre de 2005, señaló que esta decisión del consorcio inversor ha sido "muy decepcionante", puesto que tanto Delphi como su antigua matriz, General Motors, habían estado buscando captar capital para poder poner en marcha este plan orientado a retornar a la rentabilidad.

A raíz de esta decisión, el consejo de administración de Delphi ha formado un nuevo comité especial para este asunto, con el fin de tomar medidas legales, entre las que se incluye solicitar al Tribunal de Bancarrota que obligue a los inversores a completar el plan al que habían mostrado su apoyo inicialmente.

Delphi resaltó que, según lo recogido en el acuerdo previo, el grupo de inversores se comprometió a adquirir acciones convertibles de la empresa una vez fuera reorganizada por valor de 800 millones de dólares (512,8 millones de euros) y títulos ordinarios por un importe de cerca de 175 millones de dólares (112,1 millones de euros).