26 de septiembre de 2020
30 de mayo de 2008

Economía/Motor.- El mercado automovilístico acentúa su crisis y cerrará mayo con una caída del 22%, según Faconauto

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Las matriculaciones de turismos y todoterrenos cerrarán el mes de mayo con un descenso del 22,4% respecto al mismo período de 2007, hasta situarse en torno a 118.850 unidades, con lo que el mercado automovilístico intensifica su caída, que se situaba en el 11,5% en el primer cuatrimestre del año, según datos de MSI para Faconauto, recogidos por Europa Press.

Aunque mayo de 2008 cuenta con dos días hábiles menos que el mismo mes del pasado año, este factor no justifica por sí mismo la fuerte caída mensual del mercado, que afecta especialmente al canal de particulares, el de mayor volumen.

Así, las ventas a particulares finalizarán el mes de mayo con un retroceso del 32%, hasta 56.574 unidades, como consecuencia de la crisis económica y de las restricciones a la financiación por parte de las entidades financieras.

Por su parte, las ventas a empresas se situarán en 33.599 unidades en mayo, lo que representa un descenso del 13,3% respecto al mismo mes del pasado año, mientras que las compras por parte de las compañías de alquiler bajarán un 8,3%, con 28.671 unidades.

Faconauto estima que la puesta en marcha de un nuevo plan de rejuvenecimiento del parque automovilístico limitaría la caída de las ventas de coches este año al 7,5%. En caso de no implementarse este programa, el retroceso del mercado automovilístico alcanzará el 11% en 2008, con 1,44 millones de unidades.

Según la patronal de los concesionarios, si el Gobierno implementara un plan para retirar de la circulación aquellos vehículos de más de diez años de antigüedad y potencialmente más contaminantes y peligrosos, las ventas de turismos y todoterrenos podrían recuperarse hasta 3,5 puntos porcentuales, lo que equivale a unos 50.000 vehículos en términos de volumen.

No obstante, Faconauto advierte de que para que esta mejora del mercado sea factible, el nuevo programa debería tener una dotación más ambiciosa que el Plan Prever, y dirigirse a todos aquellos que adquieran un vehículo nuevo o usado de hasta cinco años, y que entregaran para el achatarramiento un automóvil de al menos diez años de antigüedad.

Además, la organización que preside Antonio Romero-Haupold opina que debería ser un programa con mayor cobertura, de forma que abarcara todos los segmentos, desde turismos, hasta vehículos industriales pesados, autocares y autobuses.