17 de enero de 2021
24 de febrero de 2007

Economía/Motor.- Los sindicatos de Seat condicionan nuevas reducciones de personal a ampliar la gama

BARCELONA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos de Seat están abiertos a negociar medidas voluntarias para reducir la plantilla, como prejubilaciones y bajas voluntarias, siempre que la multinacional Volkswagen acceda a ampliar la gama de productos que fabrica su filial española.

El secretario general de la Federación del Metal de UGT de Catalunya, Manuel Gallado, explicó a Europa Press que antes de negociar nuevos ajustes laborales es necesario "cerrar" las heridas provocadas por el anterior expediente de regulación, ya que aún quedan algunos trabajadores por reincorporarse.

Gallardo señaló que está de acuerdo con el presidente de Seat, Erich Schmitt, en que es necesario ampliar la gama de Seat, su red comercial y aumentar la productividad. "Estamos dispuestos a hablar de regorganización de la forma de trabajo, pero primero hemos de ver la ampliación de la gama", indicó.

Seat está pendiente de que el Grupo Volkswagen le adjudique una nueva berlina en marzo, aunque todo depende de las conversaciones con Audi y con la dirección del consorcio, según Gallardo.

Respecto al ajuste voluntario de plantilla, el dirigente ugetista señaló que "no será de hoy para mañana" y que dependerá también del dinero que ponga sobre la mesa la compañía. "Hay que hacer bien y sin prisas. Las cosas improvisadas salen mal", señaló.

POSTURA DE SEAT.

Schmitt afirmó en la presentación de resultados de Seat en 2006 del pasado jueves que "a mediados de marzo" se disiparán todas las dudas sobre el futuro de la firma española, ya que Volkswagen hará públicos los planes de futuro.

Asimismo, defendió que "fabricar nuevos productos depende de si es viable económicamente, ya que las instalaciones --de Martorell (Barcelona)-- permiten producir más de 500.000 coches anuales", frente a los 408.318 que se montaron en 2006.

Schmitt renunció ayer a su puesto en el comité de dirección de Audi, tras la disolución de los grupos de marcas que existían hasta el pasado mes de enero en el consorcio Volkswagen, para centrarse en la dirección de Seat.

Así, el presidente de Seat reportará directamente al presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn (también presidente del consejo de supervisión de Audi), y defendió que "gracias a mi contacto directo con el comité de dirección del consorcio, vamos a conseguir que las decisiones sean más rápidas y que favorezcan a Seat".