7 de diciembre de 2019
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • 15 de julio de 2008

    Economía/Pesca.- España insiste en que se flexibilicen las condiciones para las ayudas de urgencia al sector pesquero

    BRUSELAS, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, explicó hoy que España pedirá "flexibilidad en las condiciones" que propone la Comisión Europea para la concesión de parte de las ayudas de urgencia para el sector pesquero y también "flexibilidad en otros aspectos" además de los propuestas por Bruselas "para aprovechar el ejercicio de 2008".

    Espinosa hizo estas declaraciones a la entrada del Consejo de ministros de Agricultura y Pesca de la UE que este martes se celebra en Bruselas y durante el cual se abordarán las medidas de emergencia para ayudar al sector pesquero europeo a combatir la crisis provocada por el encarecimiento del combustible.

    La ministra expresó su confianza en que durante la reunión se logre un acuerdo político de los Veintisiete, para lo que será necesario "salvar algunas dificultades" como las "reticencias" de algunos Estados miembros, en concreto de "Alemania, Dinamarca y Suecia", explicó. "A partir de ahí, se fijará la fecha para que puedan entrar en vigor las ayudas citadas", añadió.

    De cualquier modo, Espinosa consideró que es "prácticamente imposible" que los pescadores puedan empezar a cobrar los subsidios de emergencia antes del verano, puesto que aunque hoy se logre un acuerdo, éste deberá ser ratificado en un próximo Consejo de ministros de la UE.

    "En el mes de agosto no hay Consejos de ministros, con lo cual tendría que aprobarse en uno del mes de septiembre", indicó la ministra, que precisó que tanto la Comisión como la presidencia de turno de la UE han hecho "un buen trabajo" que ha permitido contar ya con el dictamen del Parlamento Europeo y, por tanto, "agilizar la situación".

    La propuesta del Ejecutivo comunitario para el sector pesquero incluye dos condiciones 'sine qua non' para poder acogerse a las ayudas para los programas de adaptación de la flota. Los requisitos son una reducción del 30% de la capacidad de la flota y que, en el caso de las medidas de eficiencia energética, el consumo de los buques que se acojan represente el 30% de sus cuentas de explotación.

    Varios países, entre ellos España, solicitarán a Bruselas que permita cierta "flexibilidad" con respecto a estos requisitos y que valore, por ejemplo, la posibilidad de que dentro del 30% de la reducción de flota se incluyan buques desguazados en el marco de programas recientes.

    Según explicó Espinosa este martes, para España es una cuestión que "hay que mejorar en la propuesta que está encima de la mesa", pero reconoció que lo que "preocupa" es que "no exista una minoría suficiente que pueda bloquear esta situación", en referencia a los países que han transmitido sus reservas a estas ayudas.