5 de agosto de 2020
25 de junio de 2009

Economía/Telecos.- Ceaccu denuncia "irregularidades" en la tramitación del código de conducta de los mensajes multimedia

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

La confederación española de organizaciones de amas de casa, consumidores y usuarios (Ceaccu) ha denunciado el código de consulta para los mensajes multimedia (SMS Premium) presentado por el Ministerio de Industria al presentar ciertas "irregularidades" que consolidan la "impunidad" de las operadores ante los fraudes de este tipo de mensajes, informó hoy la asociación.

En concreto, Ceaccu rechaza dos puntos del código de conducta, destinado a regular los servicios de 'SMS Premium', que han sido modificados en el proceso de tramitación.

En primer lugar, la asociación expresa su disconformidad con la información requerida sobre los precios de dichos mensajes, al pasar de una obligación de informar del precio completo a una fórmula abierta para que puedan ser "libremente añadidos" otros costes no informados al usuarios, que podrían suponer hasta un 200% más del precio final a abonar por el usuario.

Además, Ceaccu explicó que con las últimas modificaciones se pasa de un límite de tres incumplimientos a un total de 10 en un año natural para que se pueda proceder a la resolución del contrato al operador con la consiguiente retirada de numeración.

"(Esta modificación) equivaldrá a la impunidad plena o amnistía de operadores por ser remota la posibilidad de cualquier corte", explicó la asociación, que apuntó que el sector de telecomunicaciones presenta unas cifras de negocio de 750 millones de euros anuales para las empresas prestadoras de servicios de SMS.

Por último, Ceaccu anunció que se ha personado como acusación particular en una posible estafa a más de 3.000 afectados por servicios prestados a través de tarificación adicional.

"Se trataba de varios números telefónicos 80X, que lanzaban diversos ganchos, en función del perfil del usuario, como la reciente muerte de un hijo en un accidente, personas bajo tratamiento clínico o suplantación de servicios de atención al cliente de operadoras advirtiendo de errores en la facturación", informó la asociación.

En estos número que ofrecían servicios de tarot, sanación mental, premios, entre otros, las facturas han superado en algunos casos los quince mil euros y muchos de ellos superan los cinco mil euros.