19 de junio de 2019
  • Martes, 18 de Junio
  • 25 de abril de 2016

    EDF se desploma en Bolsa al acordar una ampliación de capital de 4.000 millones

    PARÍS, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

    Los títulos del grupo energético Electricité de France (EDF), participado en un 85% por el Estado, sufrían caídas superiores al 8% en la Bolsa de París, después de que la compañía acordara este viernes ampliar capital en 4.000 millones de euros, así como un plan para reducir gastos operativos y para la venta de activos por importe de unos 10.000 millones hasta 2020.

    Asimismo, en declaraciones a la emisora 'Europe1', el consejero delegado de EDF, Jean-Bernard Lévy, ha expresado su convencimiento de que la compañía llevará a cabo el controvertido proyecto nuclear en la localidad británica de Hinkley Point, cuyo coste estimado rondará los 23.000 millones de euros y que cuenta con la oposición sindical por el temor a que dispare el endeudamiento de la empresa.

    "Yo digo sí a Hinkley Point", afirmó Lévy, quien defendió que este proyecto es necesario si Francia quiere seguir contando con una industria nuclear. "Los costes están bajo control", añadió.

    EDF no adoptará una decisión definitiva sobre su inversión en Hinkley Point hasta el próximo mes de septiembre, cuatro meses más tarde de lo previsto, según indicó el ministro francés de Economía, Emmanuel Macron, quien anteriormente había señalado que el proyecto se firmaría en mayo.

    AMPLIACIÓN DE CAPITAL.

    El pasado viernes, la junta directiva de EDF acordó un plan de acción en el que se contempla una reducción de los gastos operativos de al menos 1.000 millones para 2019, así como un objetivo de desinversiones de unos 10.000 millones hasta 2020.

    Asimismo, la 'utility' francesa pretende optimizar sus inversiones reduciendo su importe en unos 2.000 millones entre 2015 y 2018, con el objetivo de que la cifra total de inversión oscile entre 12.500 y 13.500 millones anuales durante los tres próximos ejercicios.

    Por otro lado, la junta directiva de EDF examinó la necesidad de acometer una ampliación de capital de unos 4.000 millones de euros, además de proponer la opción de abonar en acciones el dividendo correspondiente a los ejercicios 2016 y 2017.