23 de octubre de 2020
11 de abril de 2019

ELA cree que lo sucedido en Euskaltel es "la crónica de una mala política" de Gobierno y "un fraude social"

ELA cree que lo sucedido en Euskaltel es "la crónica de una mala política" de Gobierno y "un fraude social"
EUROPA PRESS - ARCHIVO

El Gobierno Vasco dice que trabajará con los accionistas de Euskaltel para que siga teniendo su sede social y fiscal en Euskadi

BILBAO, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de ELA, Mitxel Lakuntza, ha afirmado que lo sucedido en Euskaltel es "la crónica de una privatización y de una mala política industrial" del Gobierno Vasco y, tras lamentar el "fraude social" que se ha producido, ha advertido de que sólo el Ejecutivo "se atreve a defender que el proyecto no está en riesgo".

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, el nuevo dirigente de ELA se ha pronunciado de este modo, después de que esta semana el fondo británico Zegona se haya convertido en el primer accionista de Euskaltel, con una participación del 20,94%, desbancando a Kutxabank, que se queda con un 19,88%.

A su entender, lo sucedido es "la crónica de una privatización, de una desinversión y una mala política industrial por parte de este Gobierno Vasco", que ha calificado de "vergonzosa" e "indefendible" porque es "un auténtico fraude social".

En este sentido, ha recordado que, en su día, Euskaltel se presentó como "una muy buena iniciativa para, desde el control público, tener un operador para parte de este país" y se pidió "un compromiso" a la ciudadanía para que "se pudiese instalar la fibra óptica con el compromiso de que iba a ser un operador para todos".

Sin embargo, ha denunciado, "esa inversión pública donde el 100% tenía un control público" a través del Gobierno Vasco y de las cajas vascas, ha acabado en que "un 80% está en manos del capital privado y en eso que llamamos fondos buitre" que, "menos interés por el arraigo en este país, pueden tener cualquier otro interés".

"Estamos ante una auténtica tragedia, y ante un elemento de mucha preocupación por lo que significa para el país en cuanto al empleo y en cuanto al arraigo", ha lamentado Lakuntza, que ha destacado que, cuando salió a Bolsa en 2015, "parte de sus directivos se repartieron 9 millones de euros por persona". A su entender, es "un escándalo" que "lo que partió con un esfuerzo y un capital público, al final, se acaba convirtiendo en el beneficio de unos pocos".

Para Lakuntza, "es evidente que el Gobierno Vasco ha querido perder el control de Euskaltel", del mismo modo que sucedió en Kutxabank. Según ha indicado, "la política industrial de este Gobierno es ésta. Como para pedirles que compren La Naval. Es una política de ir desprendiéndose de aquellas cuestiones que deberían ser de gestión pública. Porque lo que hay detrás de esto, después, es un interés de interés de empresas privadas, de multinacionales, de sacar beneficios de iniciativas públicas".

"UNA CARICATURA"

Por este motivo, ha considerado que "estamos ante uno de los mayores engaños que se han podido dar en este país en los últimos tiempos". Además, ha advertido de que ahora se trata de ver "cómo se deshace el lío", lo que "tiene su complejidad".

En este sentido, ha remarcado que "hasta la propia patronal es consciente" de ello y únicamente "Erkoreka y el lehendakari se atreven a defender que en este caso el proyecto de Euskaltel no está en riesgo en algunas partes".

"Se habla de que hace falta el 75% del accionariado y los estatutos dicen que la sede social no está en riesgo. Para empezar, esos estatutos se pueden cambiar y eso es un riesgo. Y, por otro lado, limitar el impacto que tiene sobre Euskaltel exclusivamente a la razón social, en este caso la presencia física, es una caricatura. Se ha perdido el control público de todo, de arriba abajo"", ha concluido.

GOBIERNO VASCO

Por su parte, la consejera vasca de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, ha afirmado que el Gobierno Vasco trabajará con los accionistas "de referencia" de Euskaltel para "garantizar que siga siendo una empresa, no solamente que tenga sede social y fiscal en Euskadi, sino que trabaje en Euskadi, trabaje tecnológicamente en Euskadi y que sea soporte del tejido productivo e industrial y continue creciendo y siendo una empresa de referencia". "Ese es nuestro objetivo principal", ha añadido.

Tapia se ha referido en estos términos en declaraciones a los medios en San Sebastián al ser preguntada por el hecho de que Zegona se haya convertido en el primer accionistas de Euskaltel.

La consejera ha recordado que, en estos momentos, "estatutariamente está blindado el que se requiere más de un 75% de los accionistas en una Junta General para tomar una serie de decisiones sobre la sede social, fiscal, temas administrativos y de centros de trabajo" de la empresa.

En este sentido, ha trasladado "cierta tranquilidad" al respecto, porque "todas las decisiones que se vayan a tomar se van a tomar en un consejo de administración en el que un accionista por muy de referencia que sea tiene un 21%". "Creo que hay que tomar las decisiones por consenso, y en todo caso por votación, pero un 21% no es un 51%", ha indicado.

Tapia ha opinado que se va a "requerir muchos acuerdos en ese Consejo de administración y el tener que tomar una serie de decisiones de posibles modificaciones de cualquier tipo, sean en el modo de gestión, en las nuevas infraestructuras que hay que poner en funcionamiento".

Además, ha señalado que "si una mínima participación del Gobierno vasco puede decantar una y otra decisión, evidentemente la consideraremos y valoraremos y en ese trabajo estamos tanto con Euskaltel, como con posibles accionistas que en este momento son de referencia".

Tapia ha reiterado que "Euskaltel es una empresa cotizada, que está en bolsa" y, por tanto, hay que tener en cuenta que "cualquiera de las decisiones se toman en un consejo de Administración, en una Junta General de accionistas con todos los accionistas, o la mayoría, presentes". A ello ha añadido que, como en otras empresas en las que el Ejecutivo Vasco está presente, se valorará si "realmente en la toma de participación con un mínimo, puesto que es una empresa cotizada y con un valor muy importante, nuestra presencia es requerida para poder garantizar una serie de aspectos".

Finalmente, ha apuntado que el Gobierno Vasco "trabajará con los accionistas de referencia para garantizar que Euskaltel siga siendo una empresa, no solamente que tenga sede social y fiscal en Euskadi, sino que trabaje en Euskadi, trabaje tecnológicamente en Euskadi y que es soporte del tejido productivo e industrial y que continúa creciendo y siendo una empresa de referencia". "Ese es nuestro objetivo principal", ha finalizado.

Para leer más