16 de diciembre de 2019
  • Domingo, 15 de Diciembre
  • Viernes, 13 de Diciembre
  • 12 de noviembre de 2019

    Enel recorta un 73% su beneficio neto a septiembre, hasta 813 millones, por depreciación en activos de carbón

    MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

    Enel obtuvo un beneficio neto de 813 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que representa una caída del 73% frente al mismo periodo del ejercicio anterior debido al deterioro registrado en el valor contable de varias de sus plantas de carbón en Italia, Chile, Rusia y España.

    Excluyendo extraordinarios, el resultado neto ordinario del grupo energético en el periodo ascendió a 3.295 millones de euros, con un incremento del 14,1% con respecto a los 2.888 millones de euros registrados en los nueve primeros meses de 2018, informó la compañía.

    Los ingresos del grupo, principal accionista de la española Endesa, alcanzaron los 57.124 millones de euros hasta septiembre, con un crecimiento del 3,4%.

    Este incremento en la facturación estuvo impulsado, fundamentalmente, por las actividades de Infraestructura y Redes, especialmente en Latinoamérica, gracias a la contribución de Enel Distribuição São Paulo en Brasil, así como a la solución de problemas regulatorios pendientes en Argentina.

    El resultado bruto de explotación (Ebitda) de Enel al cierre de los nueve primeros meses de 2019 se situó en los 13.209 millones de euros, un 8,9% más, mientras que el beneficio operativo (Ebit) fue de 4.199 millones de euros, un 43,5% menos.

    REAFIRMA SU POLÍTICA DE DIVIDENDO.

    El consejo de administración de la energética italiana aprobó el pago de un dividendo a cuenta de 0,16 euros por acción el próximo mes de enero, un 14,3% superior al abonado el año pasado.

    El grupo reiteró que, para el conjunto del ejercicio, prevé un dividendo total mínimo de 0,32 euros por acción y un 'pay out' del 70% de su beneficio neto ordinario.

    El consejero delegado de Enel, Francesco Starace, destacó que en el periodo el grupo aceleró sus inversiones a más de 6.000 millones de euros, de los cuales el 84% se ha destinado a renovables y redes, "impulsadas por una fuerte generación de 'cash' que continuará respaldando nuestras ambiciones de crecimiento a medio y largo plazo".