26 de junio de 2019
  • Martes, 25 de Junio
  • 1 de abril de 2016

    EY avisa de que la actividad de Pescanova dependerá de que la Nueva Pescanova haga frente a sus obligaciones

    MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

    Ernst & Young (EY), el auditor de Pescanova, ha avisado de que la continuidad de la actividad de la multinacional pesquera dependerá de la capacidad de que la Nueva Pescanova pueda hacer frente a sus obligaciones, según ha hecho constar en los párrafos de énfasis de su auditoría que ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

    El auditor informó ayer de que denegaba dar su opinión sobre las cuentas de la pesquera al no encontrarse auditada su participación en Nueva Pescanova, ya que las cuentas correspondientes al ejercicio 2015 de esta última no están auditadas.

    En concreto, EY ha subrayado que esta situación muestra la "existencia de una incertidumbre" que puede generar dudas significativas sobre la capacidad de la multinacional pesquera para continuar como empresa en funcionamiento.

    El auditor ha indicado en sus párrafos de énfasis que los pasivos adicionales a los registrados al 30 de noviembre de 2015 que pudieran surgir como consecuencia de riesgos fiscales y otras contingencias que traigan causa en hechos anteriores a la segunda segregación serían asumidos en última instancia por Nueva Pescanova, mediante la generación de un crédito recíproco.

    A fecha de la formulación de sus cuentas anuales, Pescanova no disponía de las cuentas anuales auditadas del ejercicio 2015 de Nueva Pescanova, por lo que la multinacional pesquera no ha podido presentar evidencia de auditoría sobre la valoración de su participación en la nueva compañía.

    Esa circunstancia ha determinado que el auditor de Pescanova haya denegado a dar su opinión sobre las cuentas anuales de la compañía. Tan pronto como la empresa tenga acceso a las cuentas anuales auditadas del ejercicio 2015 de Nueva Pescanova, reformulará sus propias cuentas anuales de ese ejercicio, lo que dará lugar a la emisión de un nuevo informe de auditoría.

    REFORMULACIÓN DE LAS CUENTAS A LA BAJA

    La multinacional pesquera revisó el pasado mes de marzo a la baja en un 16% su beneficio de 2015 hasta 68,59 millones de euros por el impacto derivado del crédito supersenior de 125 millones de euros activado por la banca para lograr liquidez.

    Dichos resultados, que fueron modificados para recoger el efecto de la inyección de la banca, corresponden al ejercicio de doce meses terminado el 30 de noviembre de 2015 y están por debajo de los 82,52 millones que la compañía presentó el pasado 29 de enero.

    Según los resultados remitidos, la pesquera cerró 2015 con unas ganancias de 68,59 millones de euros, frente al beneficio de 1.927,19 millones correspondiente a once meses de 2014.

    La antigua Pescanova, además, solicitará formalmente a Nueva Pescanova que proceda a cancelar y revertir los efectos "negativos" del crédito supersenior de 125 millones de euros activado por la banca para lograr liquidez, así como a retomar la financiación de circulante en condiciones de mercado anteriormente existente.

    Los expropietarios de la compañía, que ostentan un 20% de Nueva Pescanova, habían advertido de que la inyección de la banca, con un 80% del capital, reducirá a cero el patrimonio neto de Nueva Pescanova.

    Por su parte, EY ha indicado en su auditoria que este crédito supersenior tendrá un "impacto patrimonial negativo" en la Nueva Pescanova, ya que figura en el balance a 30 de noviembre de 2015 por un importe de cero euros.

    Para leer más