7 de agosto de 2020
19 de mayo de 2010

Grecia cumple con el vencimiento de su deuda a diez años

Grecia cumple con el vencimiento de su deuda a diez años
REUTERS

ATENAS, 19 May. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Grecia ha abonado los 8.500 millones de euros a los titulares de los bonos de deuda griega a diez años que vencían este miércoles, gracias al préstamo realizado por los países de la eurozona y el Fondo Monetario Internacional(FMI) de 20.000 millones de euros.

Debido a la percepción de que Grecia no podría cancelar la deuda con vencimiento el 19 de mayo, la Unión Europea y al Fondo Monetario Internacional decidieron aprobar a principios de mes un paquete de préstamos de emergencia por valor de 110.000 millones de euros.

"Hemos concluido el pago del bono vencido de 8.500 millones de euros", confirmó una fuente bancaria cercana a la operación.

A pesar de haber sido capaz de hacer frente a este vencimiento de deuda, Grecia ahora debe convencer a los inversores de que puede reducir su déficit para así poder volver a recurrir de nuevo al mercado.

"Tuvimos que llevar a cabo medidas de emergencia para hacer frente a nuestra deuda soberana y a nuestros problemas de credibilidad. Estas medidas nos van a dar tiempo a profundizar en los cambios", aseguró hoy el primer ministro griego, George Papandreou, en una conferencia sobre energía en Atenas.

La entrega de los primeros 20.000 millones de euros correspondientes al plan aprobado por el FMI y la zona euro concluyó el martes, pero Grecia ahora se enfrenta a la ardua tarea de reducir su déficit, cercano al 14% del PIB, hasta situarlo por debajo del 3% en 2014.

Papandreou ha recortado los salarios en el sector público y elevado los impuestos a cambio de la ayuda del FMI y los países europeos. Sin embargo, la respuesta social a estas medidas ha sido negativa y se ha saldado con grandes protestas en Atenas.

Los inversores estarán muy atentos a las protestas convocadas para mañana jueves para comprobar si están ganando impulso o si los ciudadanos griegos comienzan a relajarse, especialmente después de que tres trabajadores fallecieran durante la manifestación celebrada el pasado 5 de mayo.