16 de junio de 2019
  • Viernes, 14 de Junio
  • 5 de agosto de 2016

    Hugo Boss gana un 66% menos hasta junio y cerrará una veintena de tiendas

    METZINGEN (ALEMANIA), 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

    La firma alemana de moda y complementos Hugo Boss obtuvo un beneficio neto atribuido de 49,5 millones de euros en los seis primeros meses del año, lo que implica una caída del 66% respecto al mismo periodo de 2015, informó la empresa, que atribuyó este retroceso en parte al impacto negativo extraordinario derivado de su decisión de cerrar alrededor de 20 tiendas en los próximos 18 meses.

    En concreto, la firma alemana contabilizó un impacto negativo extraordinario de 57 millones de euros en su mayor parte relacionado con el cierre de una veintena de establecimientos a nivel global durante los próximos 18 meses, lo que recortó un 84% su beneficio entre abril y junio, hasta 11,1 millones.

    No obstante, Hugo Boss confía en que la decisión de cerrar estos establecimientos suponga un impacto positivo en sus ganancias a partir de 2017. "Esa es la razón por la que se acepta un considerable gasto extraordinario en relación con los cierres", añadió.

    Además, del cierre de tiendas, la firma alemana de moda anunció un cambio en la estrategia de distribución mayorista de su marca Hugo en los Estados Unidos para concentrarse aún más de lo previsto anteriormente en formatos muy rentables y de alta calidad.

    La cifra de negocio de Hugo Boss en el primer semestre del año alcanzó un total de 1.264,7 millones de euros, un 3,8% menos que un año antes, con una caída del 14% de sus ventas en América y del 8% en Asia Pacífico, mientras en Europa aumentaron un 1%.

    En el segundo trimestre, la facturación de Hugo Boss alcanzó un total de 622,1 millones de euros, una cifra un 3,9% inferior a la del mismo periodo de 2015.

    "Para volver a un crecimiento rentable en el medio plazo hemos adoptado decisiones dolorosas", reconoció Mark Langer, consejero delegado de Hugo Boss.

    En este sentido, el máximo ejecutivo de la firma germana pronosticó que el entorno del mercado seguirá siendo difícil durante el futuro inmediato.

    De cara al conjunto del año, Hugo Boss ha ajustado su pronóstico de ventas tras el resultado del primer semestre y las medidas adoptadas. De este modo, la compañía espera que sus ventas sin tener en cuenta el impacto del cambio de moneda se mantendrán estable o caerán un 3%, con descensos en América y Asia, mientras en Europa, la principal región para el negocio de la empresa, deberían aumentar.