21 de marzo de 2019
2 de febrero de 2008

El ministro de Turismo de Cuba sostiene que 2008 va a suponer la "total recuperación del mercado español"

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Turismo de Cuba, Manuel Marrero, aseguró que aunque el 2007 el sector turístico "empezó mal" en cifras generales, en el pasado periodo se ha incrementado en un 15 por ciento el número de visitantes españoles a esta isla del Caribe y anunció que 2008 va a ser el de la "total recuperación del mercado español para Cuba".

En entrevista con Europa Press con motivo de la Feria Internacional del Turismo (FITUR) que esta semana se celebra en Madrid, Marrero expuso que la causa de ese mal comienzo del periodo pasado se debió en parte a la compra por parte de una compañía estadounidense de las empresas españolas Pullmantur e Iberojet, lo que hizo que el mercado español se redujera de pronto un 70 por ciento.

Sin embargo, el ministro sostuvo que los programas impulsados por el Gobierno de Cuba a partir del mes de mayo pasado permitieron detener esa reducción de turistas desde el mes de septiembre, cerrando el segundo semestre de 2007 con un crecimiento del 4,7 por ciento, con respecto al periodo previo.

"Al final el país cierra el año decreciendo un tres por ciento los arribos de visitantes internacionales de todas las categorías, pero el turismo puro no decreció y se comportó finalmente de forma similar o incluso superior que en años anteriores", declaró Marrero, quien informó de que la cifra total de turistas a la Mayor de las Antillas en 2007 fue de 2.152.200 visitantes, de los que 133.000 eran españoles.

Marrero anunció que la estrategia de promoción del sector turístico para 2008 en Cuba se basará en tres pilares principales. Estos son: una fuerte inversión en el sector, que implicará la restauración del "aparato hotelero existente", pero además la construcción de nuevos hoteles e instalaciones, "incluyendo hoteles asociados a compañías españolas".

RENOVACIÓN Y AMPLIACIÓN.

En concreto, el titular de Turismo de Cuba citó al grupo empresarial Barceló que comenzará la construcción de un hotel en la playa de Santa Lucía, en Camagüey, pero también un proyecto conjunto con una empresa canaria y otro con un grupo turístico canadiense.

En segundo lugar, el ministro subrayó la consolidación a lo largo de 2008 de los 'Hoteles con Encanto' a través de la apertura en este periodo de cuatro nuevos establecimientos en la ciudad de La Habana así como el fomento del turismo de golf, por lo que próximamente empezará la construcción de un nuevo campo para practicar ese deporte, que supondrá el primer paso hasta concluir el plan que prevé "hasta diez campos de golf" en toda la isla.

Además, Marrero reveló que ese segundo pilar de trabajo irá acompañado de un programa "muy sólido" con el que mejorará la "calidad integral del turismo" mediante programas de formación de personal, de "renovación del producto", o de la "mejora de la gastronomía", entre otros.

La tercera línea estratégica que el Gobierno cubano seguirá, de acuerdo a lo anunciado por el ministro Marrero, será el impulso en el esfuerzo de promoción, que trabajará el concepto de que "Cuba no es sólo sol y playa, sino mucho más: es cultura, es historia, es naturaleza", y por ello agregó que 2008 se dedicará "por completo a la integración de la cultura y el turismo".

"Hemos decidido fomentar la ciudad de La Habana como destino turístico", insistió Marrero, quien destacó que a la capital se dirige cada año una media de 105.000 españoles, por lo que consideró que se convertirá en un "destino cultural muy fuerte", con una oferta renovada.

El titular de la cartera de Turismo afirmó que a los empresarios extranjeros se les exige el "respeto a la legislación laboral" ya que "el trabajador (cubano) es el cliente interno" del país.

"El turismo tiene una repercusión muy directa en el desarrollo social, porque es harto generador de empleo en toda la economía del país", reconoció Marrero, quien aseguró que el sector beneficia a todos los cubanos directa o indirectamente, y añadió que "donde se van construyendo hoteles, se van construyendo viviendas para los trabajadores, lo cual beneficia a "la familia cubana".

La actividad "como generador de ingresos en divisas es una de las fuentes importantes para poder sustentar todos los planes sociales de la educación, la salud pública..., por lo que está muy vinculado a la vida activa, social y económica de la población", admitió.

Por último, incidió en que uno de los valores añadidos de Cuba para el inversor turístico extranjero es "la magia que tenemos los cubanos y ese sentido de la hospitalidad que ustedes, los españoles saben bien". Esto es así porque, en su opinión, Cuba es "el país que mejor trata, recibe y atiende a los españoles en todo Latinoamérica".

Además, expuso "la seguridad" y la "estabilidad política" como atributos esenciales porque en el país caribeño "se puede andar libremente; no hay secuestros" y también es "muy estable" de cara a los inversores.

Marrero concluyó recordando que la Ley 77 para la Inversión Extranjera que "protege mucho" al empresario foráneo y le permite la circulación de los flujos financieros libremente fuera del país.