14 de octubre de 2019
8 de agosto de 2016

OHL confía en cerrar la venta de hasta un 40% del 'Proyecto Canalejas' antes de fin de año

Prevé lanzar tras el verano una recompra bonos de 230 millones que devenga un cupón anual del 7,6%

MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

OHL confía en cerrar antes de fin de año la venta de una participación de hasta un 40% del 'Proyecto Canalejas', el complejo residencial, comercial y hotelero de lujo que desarrolla en un conjunto de edificios históricos del centro del Madrid y que tiene asociada una inversión de unos 500 millones de euros.

La compañía cuenta con un grupo de inversores, fundamentalmente extranjeros, "muy interesados en participar en el proyecto", según informaron a Europa Press en fuentes oficiales del grupo.

OHL estima que "el grado de apetito manifestado por los inversores y la calidad y exclusividad del proyecto" podrían llevar al grupo a cerrar la entrada de un socio en el último cuatrimestre del año.

Según dichas fuentes, OHL y su socio de control, el Grupo Villar Mir, mantendrían conjuntamente la mayoría del proyecto, con una participación superior al 50%, y el eventual nuevo socio tomaría entre un 30% y un 40% del capital.

La constructora destinará los recursos que obtenga con la operación a cancelar deuda, concretamente deuda con recurso, que al cierre del pasado mes de junio suman unos 836 millones de euros, el doble (+120%) que un año antes, y representaba casi una cuarta parte de su pasivo total (3.515 millones de euros) .

De hecho, la inversión en el 'proyecto Canalejas', y la realizada en un complejo similar que la compañía construye en Londres, constituye uno de los principales factores del aumento del pasivo con recurso a la matriz de OHL este último año.

RECOMPRA DE BONOS.

En concreto, OHL prevé abordar tras el verano una recompra de bonos de una emisión que vence en 2020 y cuyo saldo vivo es de unos 230 millones de euros, dado que actualmente devenga un interés anual del 7,6%.

De esta forma, la compañía que preside Juan Villar-Mir amortizará una buena parte de dicha deuda corporativa y, además, la que supone un mayor coste financiero.

La constructora, que la pasada semana registró abultadas pérdidas en Bolsa, enmarca estas operaciones en sus "líneas estratégicas prioritarias", que pasan por "mantener la disciplina financiera, controlar la deuda y realizar las desinversiones que toquen para cumplir con dichos objetivos y garantizar la financiación del negocio de concesiones".

La hoja de ruta de corto plazo de la compañía también contempla "completar la reestructuración" que el grupo está realizando en su negocio de construcción para "que genere caja recurrente y estable". Esta reorientación pasa por centrarse en sus mercados estratégicos y seguros y en proyectos rentables. "No se volverá a ver a OHL competir por 'megaproyectos' en países que no conoce", aseguran dichas fuentes.

En este sentido, estas fuentes también destacaron la puesta en valor que Fitch, en el informe sobre la empresa emitido este lunes, realiza sobre la reducción de deuda que la compañía ha venido realizando en el último año.

La constructora estima "más ponderado y coherente" el análisis realizado por esta agencia de calificación, que además mantiene la nota de la compañía tres escalones por encima de donde la situó Moody's tras la rebaja que realizó la pasada semana.