23 de abril de 2019
13 de marzo de 2019

OHL y Siemens ponen en servicio el túnel bajo el Bósforo que une Europa y Asia

Obra que se adjudicaron en 2011 por 1.000 millones de euros y figura entre los proyectos internacionales fallidos de la constructora

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

OHL y Siemens han concluido y puesto en marcha el proyecto de conexión de Asia y Europa a través de un túnel de catorce kilómetros de longitud bajo el Estrecho del Bósforo, según informaron las compañías.

El denominado 'Proyecto Marmaray', que se inaugura con dos años de demora sobre el plazo previsto, se adjudicó en 2011 por un importe inicial de 1.000 millones de euros.

Se trata de una línea ferroviaria de 76 kilómetros de longitud, de los que 43 kilómetros corresponden al continente asiático, otros 19 kilómetros al europeo y los 14 kilómetros restantes, al túnel bajo el Bósforo.

La infraestructura se destinará a prestar servicio ferroviario de cercanías y metro para el área metropolitana de Estambul, así como para conectar con otra línea la conexión AVE entre Estambul y Ankara. Se estima que canalizará el tránsito de unos 75.000 viajeros por hora, según indican las empresas constructoras en un comunicado.

OHL se ha encargado de la obra civil del proyecto, un trabajo que ha abarcado la restitución de las vías, la renovación de las 38 estaciones y la ejecución de cocheras, talleres y otras dotaciones. De su lado, Siemens ha acometido la instalación del sistema de señalización y control y comunicaciones.

En el caso de la constructora participada por el grupo Villar Mir, el contrato forma parte de la veintena de proyectos internacionales que le han generado distintos problemas y han obligado a la compañía a realizar provisiones en sus cuentas en los últimos ejercicios.

DOS AÑOS MÁS DE PLAZO PARA ACABARLO.

En concreto, en noviembre de 2016, OHL alcanzó un acuerdo con el Gobierno de Turquía por el que logró dos años más de plazo, hasta el 31 de diciembre de 2018, para terminar las obras de este proyecto.

En virtud de este contrato, tres constructoras locales se sumaron a los trabajos de construcción en calidad de subcontratistas, según informó entonces OHL.

Esta compañía controla el consorcio que se adjudicó el proyecto, con una participación del 70%, que completa Siemens con el 30% restante.

El consejero delegado de OHL, José Antonio Fenández Gallar, destacó "el reto" que ha supuesto para la compañía acometer un proyecto "con importantes retos técnicos y de innovación".

Para leer más