18 de agosto de 2019
  • Viernes, 16 de Agosto
  • 25 de mayo de 2010

    El presidente de Caja Cantabria cree que la fusión es "buena"

    SANTANDER, 25 May. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, considera una "buena operación" la fusión, anunciada ayer, mediante un SIP de Caja Cantabria con Cajastur, Caja Extremadura y la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), entidades con las que cree que se ha "acertado" al elegirlas como socios y "compañeros de viaje".

    Esta operación, según explicó, cuenta con el respaldo del Banco de España, con cuyo gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, estuvo hablando por teléfono sobre la fusión ayer el presidente cántabro sobre este "buen paso" que el Gobierno ha apoyado "en todo momento".

    Según Revilla, a Fernández Ordóñez le parece una fusión "solvente" y "seria", y de ella saldrá, recordó Revilla, la tercera caja de ahorros española y la quinta entidad financiera del país.

    En cuanto se materialice la 'fusión fría', el reto de sus integrantes es "consolidar" una estructura financiera en la que no haya riesgos, tal y como señaló el presidente de Cantabria.

    De entre los socios, Revilla dijo que algunos le gustan "más que otros", y citó el caso de Cajastur, que ha estado "bien gestionada" y de la que valoró la vecindad geográfica.

    Revilla incidió en que las fusiones de cajas eran necesarias y así lo había pedido el Banco de España, a preguntas de los medios antes de inaugurar el Día del Emprendedor.

    En el acto, explicó que no se podía "sostener" y que en Europa "llamaba la atención" la existencia de "chiringuitos financieros", "uno en cada pueblo".

    REDUCCIÓN DE GASTO

    Por otra parte, respecto a la prohibición por parte del Estado a los municipios de que recurran a créditos, Revilla afirmó que nos encontramos en una situación "de emergencia" que requiere medidas "drásticas" de reducción del gasto, como han pedido el Fondo Monetario Internacional, la Unión Europea y el Banco de España-

    En este sentido, el presidente adelantó que el Gobierno de Cantabria tomará nuevas medidas de reducción de gasto, si bien no precisó si planteará una reducción de consejerías del Ejecutivo autonómico, como anunció ayer Castilla La Mancha.