9 de abril de 2020
28 de junio de 2008

El superávit "no se tiene para meter en un arcón", sino para ayudar a los ciudadanos

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que el superávit "no se tiene para meter en un arcón, sino para que, en un momento en que la economía va a peor, como ahora, tener margen de actuación y ayudar a los ciudadanos".

En un adelanto de la entrevista que publicará en su edición de mañana el periódico 'El País', Zapatero, que insistió en que entrar en conceptos como crisis "pertenece al ámbito académico", indicó que el Gobierno tiene un análisis para la actual situación económica. "Es que tenemos dificultades: hay un frenazo del crecimiento, concentrado básicamente en el sector de la construcción, que tiene causas en el contexto internacional", señaló.

Aún así, destacó que España va a crecer este año en torno al 2%, "lo que han crecido Francia, Italia y Alemania durante cuatro años". "Estamos por primera vez delante de la media europea. Hemos superado a Italia y hemos recortado diferencias con Alemania", añadió.

Respecto al paro, Zapatero apuntó que "está en España en las tasas más bajas de la historia", después de haber caído desde casi el 11,5% en que se encontraba cuando llegó al Gobierno hasta el actual 9,5%, y subrayó que el país "tiene condiciones para ambicionar niveles de empleo en la media europea y de pleno empleo técnico".

Sobre la energía nuclear, el presidente del Gobierno insistió en su compromiso de "respetar la vida útil de las centrales, salvo necesidades energéticas imperiosas, y no promover nuevos parques nucleares".

Además, Zapatero afirmó que la coordinación con dos de los hombres 'fuertes' de su Gobierno, el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, y el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, "es perfecta"."Hablo con Solbes dos o tres veces al día, y con Sebastián, también casi todos los días", dijo.

Por otra parte, Zapatero insistió en pedir más prudencia al presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, en sus declaraciones, ya que "produce inquietud". "Una cosa es que se anuncie una subida de tipos un día, y otra cosa es que se anuncie 20 días antes", destacó.