28 de febrero de 2021
11 de septiembre de 2008

Touriño minimiza la subcomisión de obras porque su reunión con Fomento ya recoge el "espíritu" de seguimiento

Aboga por "acelerar los pasos" en la variante de Cerdedo para que la alta velocidad entre Vigo y Ourense esté lista "cuanto antes"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, minimizó hoy la importancia de crear una subcomisión de seguimiento de las infraestructuras gallegas, tal y como reclamó por unanimidad el Parlamento gallego, puesto que, a su entender, la reunión trimestral que él mismo mantiene con la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, "recoge el espíritu" del foro solicitado por la Cámara autonómica.

A preguntas de los periodistas al término del Consello de la Xunta, Touriño compartió el discurso de la titular de Administraciones Públicas, Elena Salgado, que durante la sesión de control en el Congreso de los Diputados consideró "mucho mejor que la subcomisión" los encuentros periódicos entre Touriño y Álvarez, pactados en julio entre los presidentes del Gobierno y de la Xunta.

"No sé si puede haber un nivel de responsabilidad más alto", enfatizó Touriño, y añadió que el "compromiso" de ambos ejecutivos con las obras gallegas es "inmejorable". Así, apuntó que las reuniones con la ministra de Fomento, una "fórmula única hasta ahora", servirán para "controlar, impulsar y coordinar" las infraestructuras gallegas", por lo que concluyó que "van en la misma dirección" que la subcomisión solicitada por las fuerzas políticas gallegas.

Pese a ello, apeló a la "capacidad de control" de los grupos parlamentarios para garantizar que "tendrán la oportunidad" de conocer el estado de las infraestructuras pendientes. De este modo, se mostró dispuesto a comparecer en la Cámara para "dar cuenta" de "todo lo que tenga que ver con el seguimiento del AVE" cuando sea necesario. "Ya saben que me gusta", bromeó, y recordó que ha comparecido en el Parlamento en un total de once ocasiones en lo que va de legislatura.

2012: OBJETIVO IRRENUNCIABLE

En cualquier caso, el presidente gallego se mostró "seguro y convencido" de que el Gobierno central consignará las "partidas necesarias" para conseguir el "objetivo irrenunciable" de que el AVE llegue a Galicia en 2012.

De este modo replicó a la Confederación de Empresarios de Galicia, que considera insuficiente destinar al AVE 600 millones de euros al año. Aunque apeló a "ver cuáles son las cantidades" que Fomento consigna finalmente para la alta velocidad gallega, Touriño expresó su convicción de que el Estado aportará a la comunidad los recursos necesarios para cumplir los "objetivos comprometidos".

En esta línea, transmitió la "seguridad" de que Galicia contará con las partidas para poder licitar y, en consecuencia, contratar, los tramos que faltan. Concretamente, insistió en que existe un "compromiso firme y cerrado" para consignar el dinero suficiente para que todos los tramos pendientes de licitación y adjudicación del trayecto Valladolid-Zamora-Lubián-Ourense, al que se refirió como el "tronco central" del AVE.

VARIANTE DE CERDEDO

No obstante, indicó que la Xunta y el Gobierno central "no olvida ni por un minto" otras actuaciones del AVE gallego y, en concreto, se refirió a la variante de Cerdedo. Respecto a esta conexión, que se encuentra en fase de tramitación medioambiental, el presidente gallego confió en que se decidirá cuando "sea técnicamente posible".

Preguntado por la inquietud del alcalde de Vigo, Abel Caballero, que exigió del Parlamento gallego una declaración de apoyo "claro y explícito" a la alta velocidad entre Vigo y Ourense, Touriño expresó su deseo de "cumplir lo comprometido" y, con ese objetivo, abogó por "seguir acelerando los pasos" para que esta conexión ferroviaria esté "cuanto antes".

Finalmente, el presidente gallego rechazó "hacer valoraciones" sobre las declaraciones del vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, que tildó de "insuficiente" que el Estado destine a Galicia el 8 por ciento de las inversiones de los Presupuestos Generales del Estado para 2009. No obstante, puso de manifiesto que con el anterior Gobierno popular la inversión del Gobierno central era "30 puntos por debajo de la media nacional" mientras que "ahora está 10 puntos por encima".

"Vaya este recordatorio para todos", sentenció, y añadió que "eso sí que era discriminación negativa, eso sí que era tener marginado el país, eso sí que era imcumplir con Galicia". Aunque aseguró que "nunca" estará "suficientemente satisfecho" y consideró "legítimo" reclamar "estar 50, 60 o 120 puntos" por encima de la media nacional, se mostró convencido de que el Gobierno central mantendrá "la hoja de ruta" de los últimos ejercicios para que el "cambio" en la comunidad gallega sea "imparable".