8 de julio de 2020
30 de noviembre de 2018

El tren contribuye al coche eléctrico con sus 'ferrolineras'

Permitirán recargar los vehículos con la energía que generan los trenes al frenar

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

La 'ferrolinera', el punto de recarga de coches eléctricos que Adif tiene habilitado en la estación ferroviaria de Alta Velocidad de Málaga, ha ampliado su servicio con la puesta en marcha de un sistema de carga rápida para coches eléctricos, según informó Adif.

Con el desarrollo e implementación de estas 'ferrolineras', la empresa pública gestora y promotora de la red ferroviaria pretende "contribuir a impulsar la industria del vehículo eléctrico y la movilidad sostenible".

Las 'ferrolineras' son el fruto de una iniciativa de I+D+i de la sociedad pública dependiente del Ministerio de Fomento, por la que se aprovecha la energía que genera el frenado de los trenes.

Adif asegura es que es titular de los derechos de propiedad industrial de las 'ferrolineras', que están "protegidos" en España por una patente y dos marcas, 'Ferrolinera' y 'Ferrolinera Adif'.

En el caso de la que tiene instalada desde hace tiempo en la estación de Málaga, ha sido renovada para incorporar un punto de recarga rápida. Los propietarios de un vehículo eléctrico que la utilicen para recargarlo contarán con una hora de estacionamiento gratuito.

ENERGÍA DEL FRENADO DE LOS TRENES.

En esta línea, en paralelo a la ampliación de las funciones de este punto de recarga, Adif ha aprobado licitar un contrato para implantar sistemas de recuperación de energía del frenado de los trenes en seis subestaciones de la red ferroviaria.

El proyecto, estimado en 7,03 millones de euros, se instalará en cuatro subestaciones de Madrid, las de Tres Cantos, Alcalá de Henares, Pinto y Leganés, y otras dos de Barcelona, las de Granollers y Castelbilball.

La instalación de recuperadores en estas instalaciones se suma a las que ya se colocan en otras también de Madrid (en las subestaciones eléctricas de Getafe y Alcorcón), de Vizcaya, Cantabria y Barcelona, que forma que ya suponen un total de doce.

Al igual que en estas, los trabajos del nuevo contrato también cuentan con ayudas del Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE).

Adif calcula que el conjunto de todos estos recuperadores de energía del frenado de los trenes permitirán un ahorro de 19 gigavatios a la hora (GWh) de energía, además de un ahorro de emisiones de 4.400 toneladas de CO2 al año.

En las líneas AVE, en las que los trenes se alimentan con corriente alterna, el sistema ya devuelve la energía del frenado a la red eléctrica de manera natural.

No obstante, en la red convencional, como utiliza corriente eléctrica continua, esta devolución de energía no es automática y, para que no se pierda, es preciso instalar los referidos recuperadores.

Para leer más