22 de septiembre de 2019
  • Sábado, 21 de Septiembre
  • Viernes, 20 de Septiembre
  • 9 de julio de 2008

    Trichet da a entender que no habrá más subidas de tipos de interés a corto plazo

    Trichet da a entender que no habrá más subidas de tipos de interés a corto plazo
    EP

    ESTRASBURGO (FRANCIA), 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, reiteró hoy que los riesgos al alza para la inflación a medio plazo "se han intensificado en los últimos meses", y explicó que este fue el motivo que llevó a la autoridad monetaria a subir los tipos de interés hasta el 4,25% la semana pasada.

    No obstante, Trichet se declaró convencido de que el actual nivel de tipos permitirá garantizar la estabilidad de precios, con lo que parece descartar más subidas a corto plazo.

    "Los riesgos al alza para la estabilidad de precios a medio plazo persisten en 2008 y se han intensificado en los últimos meses", dijo Trichet en una comparecencia ante el pleno de la Eurocámara. Estos riesgos, explicó, están relacionados con posibles subidas adicionales de los precios del petróleo y de los alimentos, incrementos imprevistos de los impuestos indirectos y los precios administrados y efectos de segunda vuelta sobre salarios y precios.

    El presidente del BCE alertó de que el nivel de precios se mantendrá "muy por encima" del objetivo del 2% marcado por la autoridad monetaria "durante algún tiempo" y sólo se moderará "gradualmente" en 2009.

    Por este motivo, Trichet justificó la decisión del Banco del pasado 3 de julio de subir los tipos de interés un cuarto de punto, hasta el 4,25%. "Esta acción subraya la fuerte determinación del Consejo de Gobierno para evitar efectos de segunda vuelta y mantener las expectativas de inflación a largo plazo firmemente ancladas en línea con la estabilidad de precios", dijo a los eurodiputados.

    A su juicio, esta es la mejor contribución que puede hacer el BCE para "preservar el poder de compra a medio plazo y apoyar el crecimiento sostenible y el empleo en la eurozona".

    "Tras la decisión de la semana pasada de subir los tipos, según el análisis actual del Consejo de Gobierno, la posición de la política monetaria contribuirá a lograr la estabilidad de precios a medio plazo", subrayó Trichet, dando a entender así que no habrá nuevas subidas, al menos a corto plazo. No obstante, añadió que el BCE "seguirá vigilando de cerca todos los acontecimientos".

    Por lo que se refiere al crecimiento, Trichet reiteró que los fundamentos económicos de la eurozona son "sólidos" y que no existen "desequilibrios importantes". No obstante admitió que se detecta una "elevada incertidumbre" y que predominan los "riesgos a la baja" para el crecimiento como consecuencia de la subida de los precios del crudo y de los alimentos, las turbulencias financieras y las tendencias proteccionistas.

    INDEPENDENCIA DEL BCE.

    En el debate ante la Eurocámara intervino también el primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, que subrayó que "la lucha contra la inflación es la principal preocupación de nuestros ciudadanos". "El Banco tiene el derecho y la obligación de hacer todo para garantizar la estabilidad de precios", resaltó Juncker en defensa de la decisión del BCE de subir los tipos.

    El presidente del Eurogrupo lanzó de nuevo un alegato a favor de la independencia del BCE tras las últimas críticas del presidente francés, Nicolás Sarkozy, y las resistencias de España, Italia e incluso Alemania al último aumento de tipos.

    "La independencia del BCE es un principio fundador de la unión económica y monetaria", insistió Juncker. Explicó que durante las negociaciones del Tratado Constitucional y del posterior Tratado de Lisoba "ningún Gobierno" propuso siquiera un "cambio menor" en el mandato del BCE, que está centrado en garantizar la estabilidad de precios.

    "Es necesario que algún día pongamos fin a este debate estéril y fútil", declaró el presidente del Eurogrupo. A su juicio, los Estados miembros tienen derecho a "criticar" al Banco pero no a cuestionar su independencia.