10 de abril de 2020
27 de junio de 2018

Tubos Reunidos cerrará con pérdidas en 2018 ante las incertidumbres en EEUU

Propone la recolocación voluntaria de 50 trabajadores de Productos Tubulares en otras plantas y una rebaja salarial del 25% a la plantilla

BILBAO, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Tubos Reunidos, Guillermo Ulacia, ha afirmado que el grupo cerrará nuevamente con pérdidas este año, pese a que la ejecución del plan Transforma 360º "avanza a buen ritmo", y ha asegurado que, si no se trabaja conjuntamente y se apuesta por planteamientos individuales, "no ve solución", teniendo en cuenta la creciente incertidumbre por la imposición de aranceles del 25% a la importación de productos de acero en EEUU desde Europa.

Ulacia ha realizado estas manifestaciones en un encuentro con los medios de comunicación previo a la Junta de Accionistas que ha celebrado este miércoles el grupo, en el que se ha hecho balance del ejercicio 2017, que cerró con unas pérdidas 32,4 millones de euros, un 35,4% menos que en 2016. No obstante, sus ventas aumentaron un 60,3% respecto a 2016 hasta los 312,5 millones.

Ulacia ha enmarcado los resultados de 2017 en la caída del precio del petróleo con la consiguiente caída de la demanda de tubos de acero sin soldadura, la sobrecapacidad de producción del sector, una mayor concurrencia competitiva y la imposibilidad de transferir totalmente a los precios de venta las inversiones en innovación y servicio que requieren los clientes.

Entre los factores más negativos del 2017 están el tipo de cambio euro/dólar que ha tenido un impacto en las cuentas del grupo de 3,8 millones, y la diferencia entre el precio medio de venta y el coste de las materias primas, en este caso, con un impacto de 6,4 millones. "Por tanto, 10,2 millones menos de lo previsto para 2017", ha precisado.

Ulacia ha indicado que han tenido un 4% de Ebitda sobre ventas y es "totalmente insuficiente para conseguir dar la vuelta al resultado neto y volver a ponerlo en resultado positivo".

Ante las dificultades del grupo, que acumula tres años de pérdidas (98 millones de 2015 a 2017), se puso en marcha en septiembre de 2017 el Plan Transforma 360º con un objetivo de mejora del Ebitda recurrente de 45 millones y de optimización del capital circulante en 35 millones en un plazo de 24 meses.

Ulacia ha manifestado que este plan avanza "a buen ritmo" y se ha conseguido el 40% del objetivo, con un impacto estimado anual recurrente en Ebitda de 18 millones y de 12 millones por la reducción de niveles de inventario. Ello ha sido posible, según ha apuntado, por su nueva estrategia comercial que les hace focalizarse en sectores donde la gama de productos de Productos Reunidos es la "más competitiva". Además, ha destacado se ha mejorado la productividad de las empresas en un 10% y el tiempo útil de fabricación en las plantas.

Pese a ello, la situación descrita por Ulacia es complicada, dada la situación que atraviesa el sector, que vive "cambios sin precedentes", con un aumento de las presiones competitivas, que lleva a las compañías a mejorar su posición estratégica para alcanzar unos resultados financieros que garanticen su sostenibilidad.

A esta coyuntura, se unen los aranceles de EEUU, lo que supone, según ha destacado, una "gran incertidumbre sobre el impacto en márgenes y volúmenes del negocio del grupo en este país", un mercado en el que han pasado de 2,5 millones de toneladas a 5,7 millones en 2017. Precisamente, esa confirmación de los aranceles es lo que terminó de "desplomar" el valor de la acción de Tubos Reunidos, que también se vio afectada entre otras circunstancias por el efecto que tuvo las advertencias del auditor de las cuentas respecto a la viabilidad del grupo si se daban desviaciones en el plan laboral integral.

Ante la imposición de estos aranceles, Tubos Reunidos va a tratar de trasladar a sus clientes ese porcentaje del 25%, pero todavía desconocen si aceptarán su planteamiento. Ulacia ha indicado que se han roto "las reglas de la globalizacion y la competencia", y hay un "impacto inmediato" que provoca que las necesidades de circulante sean mayores que las que se tenían previstas. El efecto indirecto, según Ulacia, es que el posible cierre de mercados se va a "intentar corregir con una mayor presión de precios a la baja para destruir a los que no estén preparados".

PÉRDIDAS

Ulacia, que ha reconocido que "con una estructura de costes en euros y un sistema de fabricación inflexible es muy difícil competir", ha afirmado que este año cerrarán con pérdidas y que no puede contestar cuándo se va a volver a resultados positivos, teniendo en cuenta las incertidumbres que existen por la nueva política comercial de EEUU.

Tras precisar que tienen un uso de las instalaciones del 88%, ha señalado que si pudieran acelerar las medidas del Plan Transforma "sin limitaciones de mayor flexiblidad y mejora de productividad", serían capaces de compensar la posible reducción de márgenes que hay como consecuencia de los aranceles. "Si no hacemos esto, pondremos en riesgo la viabilidad de la compañía", ha añadido.

El presidente de Tubos Reunidos, que ha reprochado a Bruselas que "no pelee" por los fabricantes de tubos, ha manifestado que es necesario el "compromiso" de todos los agentes implicados para seguir siendo un fabricante de referencia en el sector y, tras indicar que están hablando con todos los grupos de interés, ha asegurado que, si cada uno sigue realizando planteamientos "individuales y no de conjunto", no ve la solución. "Si nos comprometemos todos, estamos en condiciones de poder salir", ha añadido.

PRODUCTOR DE BAJO COSTE

Ulacia ha señalado también que, en estos momentos, el dilema sobre la estrategia a seguir es si hay que ser un productor de bajo coste o de alto precio. "Desde nuestro punto de vista, este dilema solamente se puede resolver apostando por ser un producto de bajo coste, ya que trasladar al precio de venta los costes que cada empresa soporte es más difícil en este entorno tan competitivo", ha apuntado.

En este escenario, entre los retos fijados para 2018 se encuentra gestionar el nivel de deuda financiera neta del grupo (212,9 millones a finales de 2017), mejorar su posición competitiva en un entorno con sobrecapacidad estructural, gestionar las incertidumbres provocadas por las medidas proteccionistas de EEUU, flexibilizar su capacidad productiva y rentabilizar las fuertes inversiones acometidas en el pasado que todavía no han obtenido retorno.

PRODUCTOS TUBULARES

Una de las plantas de Tubos Reunidos es la de Productos Tubulares en Trapagarán, donde plantearon un ERE de extinción para 157 de sus 424 trabajadores, pero que se tuvo que retirar por los efectos que tuvo sobre su actividad la huelga indefinida que llevaron a cabo los trabajadores ante la advertencia de sus clientes de no mantener sus contratos. Ulacia ha señalado que el "deterioro" de la disponibilidad de caja en Tubos Reunidos fue tan elevado que "comenzaba a poner en riesgo" al conjunto del grupo.

Tras esa retirada del ERE, se ha abierto una negociación con los sindicatos, en la que todavía no hay "resultados tangibles", aunque Ulacia espera que antes de finales de este mes se pueda saber el resultado de la misma.

La empresa ha ofertado a los trabajadores de Productos Tubulares, que dirige a EEUU únicamente el 15% de sus ventas, la recolocación voluntaria de entre 40 ó 50 empleados a otras plantas del grupo y una rebaja salarial del 25% a toda la plantilla, una medida que también se había planteado junto con el ERE de extinción.

Respecto a la posibilidad de que se puedan plantear la venta de alguna de sus plantas, el presidente de Productos Reunidos, que ha indicado que no han planteado medidas en la planta de Tubos Reunidos en Amurrio, ha señalado que, en estos momentos, están centrados en generar rentabilidad de la compañía sobre la "misma base industrial", pero hay que mejorar la estructura de costes y buscar la flexibilidad en todo el grupo para "trabajar contrapedido".