22 de agosto de 2019
30 de mayo de 2019

PSA Vigo y sindicatos volverán a reunirse con mediación el jueves tras un primer encuentro sin avances

VIGO, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Los representantes sindicales y la dirección de la planta del Grupo PSA en Vigo volverán a reunirse el jueves con la mediación del Consello Galego de Relacións Laborais para buscar solución al problema de sobrecarga de trabajo en la línea de montaje, tras un primer encuentro que concluyó en la madrugada de este martes sin avances significativos.

Según han explicado fuentes sindicales a Europa Press, en esa primera reunión la empresa puso sobre la mesa algunas propuestas "no concretas" para solventar la situación de sobreesfuerzo que afecta a los operarios de la línea de montaje del sistema 2.

De momento, han indicado, las posiciones están "muy distanciadas" porque los representantes de los trabajadores entienden que las vías planteadas no son claras o son insuficientes.

A ese respecto, han recalcado que la situación de presión a la que están sometidos los trabajadores de montaje requiere, entre otras acciones, un incremento de plantilla para que la carga de trabajo de cada operario sea asumible.

Además, los sindicatos han advertido de que no habrá acuerdo posible si la empresa no retira la demanda presentada contra las huelgas que se llevaron a cabo hace unos días, además de retirar los apercibimientos y sanciones a trabajadores de la planta.

Tras las protestas de los sindicatos, incluidas dos jornadas de paro y un encierro, la empresa aceptó la pasada semana acudir a la mediación externa, del Consello Galego de Relacións Laborais, a través de la figura de un AGA (Acuerdo interprofesional sobre procedimientos extrajudiciales de solución de conflictos de trabajo), para intentar poner fin a esta crisis.

Así, es la primera vez en la historia de la factoría viguesa en la que empresa y trabajadores dirimirán sus diferencias con la intervención de un mediador externo.

La dirección de la factoría ha valorado que esta mediación "contribuirá al diálogo abierto" y, "en la medida en que genera un nuevo espacio de entendimiento", es una herramienta "adecuada" para "disipar la confrontación" de estas semanas en la planta.