24 de noviembre de 2020
24 de febrero de 2007

Fomento dice que las mejoras en Cercanías en Barcelona se notarán en un par de meses

El delegado del Gobierno pide disculpas por las incidencias de los últimos días

TERRASSA (BARCELONA), 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Ministerio de Fomento para coordinar las actuaciones ferroviarias en el ámbito metropolitano de Barcelona, Jordi Prat, aseguró hoy que en dos meses podrían notarse las mejoras en el servicio de Cercanías de Renfe.

"Creemos que los efectos se notarán a corto plazo. Todavía faltan un par de meses para que estas mejoras en el mantenimiento se empiecen a notar y, por otro lado, hasta finales de año para que se noten los beneficios de la llegada del AVE a Sants", subrayó.

Prat indicó que el Plan de actuaciones urgente que proclamó la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, hace unos meses "se está cumpliendo adecuadamente" y añadió que "la falta de inversión hace que las condiciones de la red no sean óptimas y por tanto, el esfuerzo que se está haciendo para mejorar la infraestructura y el mantenimiento tanto de electrificación como de instalaciones de seguridad, a veces, no sea suficiente".

En este sentido, la delegación del Gobierno anunció que el lunes Renfe incorporará dos nuevos trenes Civia --unidades de dos pisos-- a la línea 4 de cercanías que ampliará así su capacidad en más de 10.000 plazas diarias en horas punta.

CORTE DE VÍAS POR PARTE DE LOS CIUDADANOS.

Por lo que respecta a las actuaciones de algunos ciudadanos, como el corte de vías durante las incidencias, Rangel reconoció que "la indignación de la gente es totalmente comprensible, pero el servicio ferroviario tiene sus medidas de seguridad que se tienen que respetar".

"Se tiene que explicar que estas actuaciones, en muchas ocasiones por no decir en todas, pone en grave riesgo la integridad física de las personas y, por tanto, lo que se tiene que exigir es que por parte de los responsables públicos se dé la información y se hagan las gestiones para restablecer la normalidad. Y en eso están", subrayó.

RANGEL PIDE DISCULPAS.

El delegado del Gobierno en Catalunya, Joan Rangel, en línea con la vicepresidenta del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega, pidió disculpas públicamente a los usuarios del servicio de cercanías de Renfe por "las incidencias que están dando un mal servicio y una mala opinión".

Rangel aseguró que los responsables tanto de Adif como de Renfe "se han comprometido personalmente a hacer todos los esfuerzos para minimizar las incidencias" y están trabajando "cada día" para conseguir "lo antes posible" que el servicio que se da "sea el que los catalanes se merecen".

También señaló que "posiblemente la falta de inversiones que se ha producido durante demasiado tiempo ha hecho que el servicio ferroviario no tenga la calidad que los ciudadanos se merecen", pero explicó que "se están haciendo esfuerzos" para acelerar "al máximo, y dentro de las posibilidades razonables", las inversiones "que se han dejado de hacer durante mucho tiempo". "Eso se tiene que reconocer y decir", apuntó.

"Posiblemente las personas que critican más las faltas que hoy en día tiene el servicio son los responsables que, en su momento, no previeron ni hicieron las inversiones que este servicio se merecía. Pero eso ya es pasado, el presente requiere abordar la mejora del servicio y las inversiones que hacen falta y eso se está haciendo en estos momentos a pesar de las incidencias", concluyó.

NUEVA ESTACIÓN EN TERRASSA.

Rangel y Prat hicieron estas declaraciones en el acto de colocación de la primera piedra de la estación de cercanías de Terrassa (Barcelona), un acto que presidieron junto al alcalde de la ciudad, Pere Navarro.

Navarro subrayó que esta nueva estación "mejorará el transporte público y contribuirá a crear el metro de Terrassa con las dos líneas que se cruzan en la estación del norte, la línea de Renfe con la línea de los FGC que también han comenzado su alargamiento".

Desde CiU, el diputado y portavoz de Política Territorial en el Parlament, Josep Rull, que también es alcaldable por CiU al Ayuntamiento de Terrassa, se mostró descontento con el acto.

"Queremos criticar el acto de frivolidad que ha sido la puesta de esta primera piedra porque es una estación que llega con 4 años de retraso respecto al calendario fijado y además en una situación de colapso absoluto de Renfe. Creo que, por un sentido mínimo del pudor básico y esencial, hoy se tenían que haber comenzado simplemente estas obras", apuntó.

Y añadió que los ciudadanos "lo que nos piden es que sea el máximo de operativo posible, que resuelvan los temas, que se haga el trabajo y menos fiesta y más capacidad de gestionar bien".

CiU, ERC e ICV presentaron una moción en el último pleno del Ayuntamiento de Terrassa para reclamar más inversiones en Renfe. Rull lamentó que "el alcalde no haya recogido públicamente la propuesta que se aprobó en el pleno pidiendo medidas de resolución de este problema".

En el mismo sentido se manifestó portavoz municipal de ICV, Manel Pérez, quien explicó que han querido "ser coherentes con lo que expresábamos en el pleno y no hemos querido participar en el acto, pero sí de lo que representa para la ciudadanía y por eso estábamos junto con los vecinos, pero no con la responsabilidad que tiene Renfe y Adif".

La construcción de la nueva estación de Terrassa, ciudad que actualmente sólo tiene una de Renfe, ampliará el servicio de la línea 4 de cercanías. La estación de La Grípia tendrá un presupuesto de 4.122.000 euros y está previsto que las obras duren 10 meses.

El nuevo equipamiento será un edificio modular elevado sobre las vías del tren con una fachada exterior de vidrio y acero. La estación tendrá 789,6 metros cuadrados y contará con un aparcamiento para 300 vehículos que construirá el Ayuntamiento.