7 de julio de 2020
6 de mayo de 2020

La carta del padre Ángel a Pablo Iglesias es un modelo "tipo" que se ha enviado a 300 personas más

La carta del padre Ángel a Pablo Iglesias es un modelo "tipo" que se ha enviado a 300 personas más
El padre Ángel García, en Madrid (España), a 9 de marzo de 2020. - JESÚS HELLÍN - EUROPA PRESS - ARCHIVO

"Personas como tú ayudáis a conseguir que un mundo mejor sea posible", dice a Iglesias, Sánchez, Casado, Arrimadas, Abascal o Rufián

   MADRID, 6 May. (EUROPA PRESS) -

   La carta enviada por el fundador y presidente de la ONG Mensajeros de la Paz, el padre Ángel García, no iba solo dirigida al vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, sino que era una carta "tipo" que ha sido enviada --cambiando los membretes y el saludo-- a más de 300 personas, entre ellos, el resto de líderes de los diferentes partidos políticos, presidentes autonómicos, bomberos y sanitarios, entre otros.

   Así lo ha precisado la ONG Mensajeros de la Paz, después de que este mismo miércoles se difundiese la carta dirigida a Pablo Iglesias, facilitada por la propia Vicepresidencia segunda del Gobierno.

   El padre Ángel ha confirmado a Europa Press que la misma misiva la ha enviado a otros políticos, desde el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al líder del PP, Pablo Casado, el ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, o el líder de Vox, Santiago Abascal.

   "No sólo he escrito a los ministros sino a todos los presidentes, a todos los portavoces, a los presidentes de las comunidades autónomas, a los presidentes de los bomberos y sigo dándoles las gracias, unirnos en salvar vidas es lo más importante", ha enfatizado el sacerdote.

   El padre Ángel se pregunta qué hubiera pasado si llegan a difundir solo la carta enviada al PP o la de Vox, o la de Izquierda Unida, aunque cree que hubiera pasado "lo mismo" y añade que si hubiera enviado la carta solo a unos "tampoco hubiera sido ningún pecado".

   El sacerdote ha indicado que en otras ocasiones, también ha tenido "problemas" por criticar a los políticos y reconoce que ya tiene "muchos años" y que lo que le "apena" verdaderamente son "los muertos en las residencias" y todos los contagiados por el coronavirus COVID-19, y no estas "trifulcas".

   También ha lamentado que los políticos "aprovechan" para atacarse unos a otros pero cree que es más "de boca que de corazón" y se ha mostrado convencido de que todos "lo que quieren es salvar vidas".

   En la misiva, el sacerdote e da "gracias a Dios" por la solidaridad de los españoles, por los sanitarios, los profesionales de servicios esenciales y por el trabajo de cada uno de los destinatarios por "un mundo mejor".

   "Hoy, ya más tranquilo, lo único que me sale de corazón a estas horas muy tempranas, de rodillas, es dar las gracias a Dios por encontrar un pueblo tan solidario, unos profesionales tan entregados en ayudar a los demás desinteresadamente como los sanitarios, transportistas, cuerpos de seguridad...y también por tener a personas como tú, que con tu trabajo y esfuerzo, y el de tu equipo, ayudáis a conseguir que un mundo mejor sea posible", subraya.

   El sacerdote señala que sigue "confinado en casa" y que ha querido "encontrar un hueco" para contar el trabajo que han realizado desde Mensajeros de la Paz durante el Estado de Alarma.

   En concreto, dice que ha pasado "mucho tiempo de rodillas rezando y de pie ante muchos frentes abiertos en residencias, casas de mujeres maltratadas, en hogares de niños de Mensajeros de la Paz y repartiendo alimentos a familias con hijos sin recursos, arropando en lo posible a las personas sin hogar, llamándoles por teléfono o cargándoles el saldo de sus móviles".

   También indica que ha estado preocupado por todos los hogares que han abierto junto al SAMUR Social y a miles de voluntarios para los que dormían en la calle, o en la iglesia de San Antón "con las puertas cerradas pero abierta online rezando las 24 horas con oraciones y responsos".

   El padre Ángel se muestra convencido de que si ahora se está "empezando a ver la luz, tras este 'terremoto'" es gracias al trabajo conjunto. El sacerdote finaliza la carta deseando la bendición del destinatario. "Déjame decirte ¡que Dios te bendiga! y pedirte también que tú me bendigas a mí", concluye.