12 de diciembre de 2019
13 de noviembre de 2019

Cápsulas de micronutrientes para combatir la desnutrición

Cápsulas de micronutrientes para combatir la desnutrición
Niño en el mercado de Dantokpa, Benín, África - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han desarrollado una nueva forma de enriquecer los alimentos básicos con micronutrientes encapsulándolos en un polímero biocompatible que evita que los nutrientes se degraden durante el almacenamiento o la cocción.

En un pequeño ensayo clínico, mostraron que las mujeres que comían pan enriquecido con hierro encapsulado podían absorber mejor el hierro de los alimentos, según explican en la revista 'Science Translational Medicine'.

Alrededor de 2.000 millones de personas en todo el mundo sufren de deficiencias de micronutrientes clave como el hierro y la vitamina A. Dos millones de niños mueren por estas deficiencias cada año, y las personas que no obtienen suficientes nutrientes pueden desarrollar ceguera, anemia y trastornos cognitivos.

"Estamos realmente entusiasmados de que nuestro equipo haya podido desarrollar este sistema único de suministro de nutrientes que tiene el potencial de ayudar a miles de millones de personas en el mundo en desarrollo, y lo ha llevado desde el inicio hasta los ensayos clínicos en humanos", asegura Robert Langer, el profesor del Instituto David H. Koch del MIT y miembro del Instituto Koch para la Investigación Integral del Cáncer.

Los investigadores ahora esperan realizar ensayos clínicos en países en desarrollo donde las deficiencias de micronutrientes son comunes.

La falta de vitamina A es la principal causa mundial de ceguera prevenible, y también puede afectar la inmunidad, haciendo que los niños sean más susceptibles a enfermedades como el sarampión. La deficiencia de hierro puede provocar anemia y también perjudica el desarrollo cognitivo en los niños, lo que contribuye a un "ciclo de pobreza", señala Ana Jaklenec, científica investigadora del Instituto Koch.

"A estos niños no les va bien en la escuela debido a su mala salud y cuando crecen pueden tener dificultades para encontrar un trabajo, por lo que sus hijos también viven en la pobreza y, a menudo, sin acceso a la educación", añade.

El equipo del MIT, financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates, se propuso desarrollar una nueva tecnología que podría ayudar con los esfuerzos para fortalecer los alimentos con micronutrientes esenciales.

Este enriquecimiento ha demostrado ser exitosa en el pasado con sal yodada, por ejemplo, y ofrece una forma de incorporar nutrientes de una manera que no requiere que las personas cambien sus hábitos alimenticios.

"Lo que se ha demostrado que es eficaz para la fortificación de alimentos son los alimentos básicos, algo que se usa en el hogar y que las personas usan todos los días --señala Jaklenec--. Todos comen sal o harina, por lo que no es necesario cambiar nada en sus prácticas cotidianas".

Sin embargo, simplemente agregar vitamina A o hierro a los alimentos no funciona bien. La vitamina A es muy sensible al calor y puede degradarse durante la cocción, y el hierro puede unirse a otras moléculas en los alimentos, dándoles un sabor metálico.

Para superar eso, el equipo del MIT se propuso encontrar una forma de encapsular los micronutrientes en un material que los protegería de la descomposición o interacción con otras moléculas, y luego los liberaría después de ser consumidos.

Los investigadores probaron alrededor de 50 polímeros diferentes y se decidieron por uno conocido como BMC. Este polímero se usa actualmente en suplementos dietéticos, y en los Estados Unidos se clasifica como "generalmente considerado como seguro".

Usando este polímero, los investigadores demostraron que podían encapsular 11 micronutrientes diferentes, incluidos zinc, vitamina B2, niacina, biotina y vitamina C, así como hierro y vitamina A. También demostraron que podían encapsular combinaciones de hasta cuatro de Los micronutrientes juntos.

Las pruebas en el laboratorio mostraron que los micronutrientes encapsulados no sufrieron daños después de hervirlos durante dos horas. La encapsulación también protegió los nutrientes de la luz ultravioleta y de los químicos oxidantes, como los polifenoles, que se encuentran en frutas y verduras. Cuando las partículas se expusieron a condiciones muy ácidas (pH 1,5, típico del pH en el estómago), el polímero se volvió soluble y se liberaron los micronutrientes.

En pruebas en ratones, los investigadores mostraron que las partículas se descomponen en el estómago, como se esperaba, y la carga viaja al intestino delgado, donde puede ser absorbida.

Después de las exitosas pruebas en animales, los investigadores decidieron probar los micronutrientes encapsulados en sujetos humanos. El ensayo fue dirigido por Michael Zimmerman, profesor de ciencias de la salud y tecnología en ETH Zurich que estudia nutrición y enriquecimiento de alimentos.

En su primer ensayo, los investigadores incorporaron sulfato de hierro encapsulado en gachas de maíz, un producto derivado del maíz común en el mundo en desarrollo, y mezclaron el maíz con una salsa vegetal.

En ese estudio inicial, descubrieron que las personas que comían maíz fortificado, estudiantes universitarias en Suiza, la mayoría de las cuales tenían anemia, no absorbían tanto hierro como los investigadores esperaban que lo hicieran. La cantidad de hierro absorbido fue un poco menos de la mitad de lo que absorbieron los sujetos que consumieron sulfato de hierro que no estaba encapsulado.

Después de eso, los investigadores decidieron reformular las partículas y descubrieron que si aumentaban el porcentaje de sulfato de hierro en las partículas de 3 por ciento a aproximadamente 18 por ciento, podían alcanzar tasas de absorción de hierro muy similares al porcentaje de sulfato de hierro sin encapsular. En esa segunda prueba, también realizada en ETH, mezclaron el hierro encapsulado en harina y luego lo usaron para hornear pan.

"La reformulación de las micropartículas fue posible porque nuestra plataforma era sintonizable y susceptible a los enfoques de fabricación a gran escala", dice el postdoctorado del MIT Aaron Anselmo--. Esto nos permitió mejorar nuestra formulación basada en los comentarios de la primera prueba".

El siguiente paso, avanza Jaklenec, es intentar un estudio similar en un país donde muchas personas experimentan deficiencias de micronutrientes. Los investigadores ahora están trabajando para obtener la aprobación regulatoria del Comité de Expertos en Aditivos Alimentarios de la Organización Conjunta de Alimentos y Agricultura / Organización Mundial de la Salud.

También están trabajando en la identificación de otros alimentos que serían útiles para fortificar, y en ampliar su proceso de fabricación para que puedan producir grandes cantidades de micronutrientes en polvo.

Contador

Para leer más


Lo más leído