24 de octubre de 2019
  • Miércoles, 23 de Octubre
  • Martes, 22 de Octubre
  • 19 de septiembre de 2018

    La integración a largo plazo de los refugiados se resiente si se les prohíbe trabajar

    La integración a largo plazo de los refugiados se resiente si se les prohíbe trabajar
    REUTERS / MOHAMED AZAKIR - ARCHIVO

    MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

    A medida que los flujos de refugiados han aumentado en todo el mundo, muchos gobiernos están lidiando con una aguda presión política junto con los desafíos logísticos de apoyar a los refugiados y procesar las solicitudes de asilo.

    Tal vez lo más notable en Europa, donde los partidos populistas y otros partidos de la oposición se han aprovechado de la crisis de los refugiados, es que los líderes se ven empujados en dos direcciones diferentes, ya que buscan la auto-preservación política y soluciones prácticas.

    Las políticas que, por un lado, resuelven el conflicto político a corto plazo, tienden por otro lado a no servir para la integración a largo plazo de los refugiados. Con demasiada frecuencia, estos compromisos fracasan, socavando la capacidad del país para integrar con éxito a los refugiados y, a la larga, con costes sociales y económicos más elevados.

    Las políticas que rodean el empleo de refugiados son un buen ejemplo de esta dinámica. Bloquear su acceso al mercado laboral puede moderar la reacción negativa de los electores que se preocupan por la competencia por empleos, o que quieren disuadir a los refugiados de entrar en el país y permanecer allí indefinidamente. Pero también los deja dependientes del gobierno, no pueden pagar impuestos y están en una posición deficiente para encontrar trabajo cuando finalmente se aprueban sus solicitudes de asilo después de una larga espera inactiva.

    Sin embargo, la mayoría de los países de la UE toma esta vía, impidiendo que los refugiados trabajen durante un periodo de tiempo después de su llegada. ¿Cuánto les cuesta? Según una nueva investigación del 'Immigration Policy Lab' (IPL), en la Escuela Politécnica Federal (ETH) Zurich, en Suiza, y la Universidad Stanford, en Estados Unidos, los gobiernos que imponen estas "prohibiciones de empleo" temporales están pagando un precio más alto de lo que creen.

    En un momento en que la Unión Europea se ve envuelta en un debate sobre el futuro de su población refugiada recién llegada, uno podría pensar que habría un gran interés en alentar a los refugiados a ser autosuficientes lo antes posible. En la práctica, sin embargo, persiste el consenso del continente en favor de la prohibición del empleo, en parte debido a que sus efectos perjudiciales son difíciles de medir.

    En primer lugar, gran parte de los datos históricos disponibles no permite a los científicos distinguir fácilmente a las personas que ingresaron a un país como solicitantes de asilo del flujo general de inmigrantes. En segundo lugar, es complicado aislar la prohibición de empleo de muchos otros factores que influyen en si los refugiados luchan o prosperan.

    Si a los refugiados les va mejor en un país con una prohibición laboral más corta o sin restricción, la razón podría ser cualquier cantidad de diferencias que hagan que su mercado de trabajo o sus políticas de asilo sean más hospitalarias que los de otros países. Si los refugiados dentro de un país tienen mayor dificultad para encontrar un empleo después de que se imponga una prohibición de empleo temporal, tal vez la prohibición en sí tenga la culpa, pero eso puede ser difícil de demostrar si, por ejemplo, también hubo un declive en un sector de trabajo particular muy adecuado a los refugiados.

    Los investigadores de IPL abrieron un camino a través de esta confusión con la ayuda de un fallo judicial de 2000 en Alemania que acortó la prohibición de empleo del país a 12 meses. Los solicitantes de asilo que llegaron en 2000 tuvieron que esperar 12 meses antes de solicitar empleo, mientras que los que entraron en Alemania en 1999 tuvieron que esperar entre 13 y 24 meses.

    El momento del fallo también fue una gran ayuda para los investigadores. Cuando la nueva política entró en vigencia, la abrumadora mayoría de los recién llegados de partes de Yugoslavia, entonces en guerra, eran solicitantes de asilo. Utilizando la encuesta representativa anual de Alemania, 'Mikrozensus', los investigadores se centraron en los yugoslavos que llegaron en 1999 o 2000: dos grupos que se ven idénticos en casi todos los aspectos, excepto por un promedio de siete meses de desempleo forzado.

    CONSECUENCIAS A LARGO PLAZO

    Al principio, ambos grupos tenían bajas tasas de empleo una vez que se les permitía buscar trabajo, pero aquellos que debían esperar menos tiempo pronto se adelantaron a sus pares. Cinco años después, aproximadamente la mitad del grupo de 2000 tenía trabajo (49 por ciento), mientras que solo el 29 por ciento de sus contrapartes de 1999 habían tenido el mismo éxito. No fue sino hasta 2010, diez años después de que la nueva política entró en vigencia, cuando los rezagados cerraron la brecha.

    Esta división no puede explicarse por cambios más amplios en la economía, según los investigadores. Compañeros yugoslavos que llegaron en 2000 y 2001 encontraron trabajo a tasas similares; igual que inmigrantes turcos que llegaron en 1999 y 2000 y no se vieron afectados por la prohibición de empleo, ya que la mayoría de ellos no buscaban asilo.

    Entonces, ¿cómo puede una diferencia de solo siete meses explicar una brecha tan amplia y persistente entre los dos grupos de solicitantes de asilo? ¿Y por qué los recién llegados no se beneficiaron de tiempo adicional en el país para aclimatarse y construir redes sociales que pudieran proporcionarles empleos? El desempleo extendido e involuntario puede ser muy desmoralizador, un fenómeno que otros estudios han llamado 'efectos de cicatriz'.

    Enfrentarse a una espera mucho más larga puede haber agotado la motivación del grupo de 1999, y cuando finalmente se levantó la prohibición de empleo, esa motivación no volvió repentinamente a su lugar. A pesar de sus bajos niveles de empleo, los científicos encontraron que era menos probable que este grupo hubiera buscado trabajo en los días previos a la encuesta.

    Los refugiados podrían ser particularmente susceptibles a estos "efectos de cicatriz", sugiere el estudio de IPL, porque son nuevos en un país y una cultura extranjeros, han experimentado recientemente el trauma de la violencia o la persecución, y carecen de los recursos y el apoyo social que ayudan a ver a otros a través de las dificultades del desempleo.

    "Las políticas como la prohibición de empleo son miopes --afirma el coautor del estudio Moritz Marbach, investigador postdoctoral en ETH Zurich--. En lugar de que los refugiados dependan del bienestar del gobierno durante años, los países pueden capitalizar su motivación inicial e integrarlos rápidamente".

    Los hallazgos también ilustran cómo pueden ser las primeras experiencias formativas de los refugiados. Incluso formas modestas de aliento y apoyo durante esta ventana de oportunidad pueden darles un gran impulso hacia la integración; mientras que las barreras, incluso temporales, pueden tener efectos desproporcionadamente negativos.

    Para leer más