27 de enero de 2021
4 de diciembre de 2020

Save The Children exige un plan de acogida y protección de menores migrantes frente a vulneraciones de derechos humanos

Save The Children exige un plan de acogida y protección de menores migrantes frente a vulneraciones de derechos humanos
AYUNTAMIENTO DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La organización Save The Children ha exigido al Gobierno, ante la llegada de menores y adolescentes a Canarias en los últimos meses, un plan coordinado de acogida y protección que "garantice" los derechos de la infancia migrante y refugiada.

"La infancia no puede ser víctima de la improvisación. España necesita invertir más fondos y dotarse de un plan de atención adecuada y una distribución corresponsable entre comunidades autónomas", ha explicado la directora de Sensibilización y Políticas de la Infancia de la entidad, Catalina Perazzo.

La organización ha visitado en los últimos días algunos de los principales centros de acogida de menores y adultos en Canarias y se ha entrevistado con las autoridades competentes en la materia.

Tras estas visitas, ha alertado sobre la falta de protocolos y mecanismos de coordinación que garanticen el cumplimiento de los derechos de la infancia. En concreto, señala que no se garantiza a los menores el acceso temprano a asesoramiento jurídico especializado y tampoco se les informa de sus derechos y del procedimiento de asilo.

DEFICIENCIAS EN LA IDENTIFICACIÓN

"Necesitan recibir una atención psicosocial especializada en las primeras 72 horas, después de superar una travesía muy difícil y, en muchos casos, tras haber sufrido violencia en las etapas migratorias previas", ha alertado Perazzo.

A través de un comunicado, recogido por Europa Press, Save the Children advierte de que también ha detectado deficiencias en los procedimientos de identificación de los menores al desembarcar, lo que provoca que muchos adolescentes terminen en centros de acogida para adultos.

En este sentido, señalan que las autoridades españolas insisten en la realización casi sistemática de unas pruebas médicas basadas en radiografías, en lugar de contrastar su minoría de edad con la documentación de las embajadas o consulados de origen. Estas pruebas, que en muchos casos se demoran hasta seis meses, tienen una fiabilidad muy cuestionable y su carácter invasivo ha sido denunciado por el Comité de los Derechos del Niño en varias ocasiones, critica la entidad.

Además, la ONG cree que la mitad de estos menores tienen en torno a los 17 años y prevé graves situaciones de desprotección cuando alcancen la mayoría de edad, al no haber plazas suficientes para niños y niñas ex tutelados.

PIDEN EVITAR LA IMPROVISACIÓN

Desde la organización señalan que Canarias no tiene capacidad para hacer frente sola a la situación actual y los traslados a la península se están realizando con cuentagotas.

El modelo que se está viendo en las islas, apuntan, es de una gestión de las llegadas en macro centros, pervirtiendo la acogida a pequeña escala llevada a cabo anteriormente, algo que Save the Children ve con preocupación por las consecuencias que tiene en el bienestar psicosocial de los niños.

"No podemos permitir que los niños y niñas sean acogidos de manera indefinida en centros pensados para atender una situación de emergencia. Es necesario evitar la improvisación mediante protocolos claros de derivación y atención, retomando la propuesta del Observatorio de Infancia de 2018 que justamente incluía estas cuestiones", ha concluido Perazzo.