8 de agosto de 2020
20 de octubre de 2008

Canadá- Hoy comienza el juicio contra un hombre acusado de homicidio en primer grado por contagiar de sida a dos mujeres

OTTAWA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Johnson Aziga, un ciudadano canadiense de 52 años, será juzgado a partir de hoy por un jurado popular por el cargo de homicidio en primer grado al haber propagado presuntamente el VIH, en el primer caso de este tipo en Canadá, según informan los medios locales.

El acusado, que lleva cinco años bajo custodia a la espera de juicio, contagió a dos mujeres que tuvieron sexo sin protección de sida, quienes fallecieron posteriormente. "Va a ser un caso histórico", reconoció su abogado, Davies Bagambiire, ya que, dijo, "esta es la primera vez que un canadiense es juzgado por presunto asesinato por la presunta propagación o transmisión del VIH".

Aziga, ex analista de la Fiscalía General de Ontario, se ha declarado no culpable de los dos cargos de homicidio en primer grado y once cargos de agresión sexual agravada.

Alison Symington, de la Red Legal Canadiense VIH/Sida, reconoció que los cargos contra Aziga son poco frecuentes. "Hay unas 60.000 personas que viven con VIH en Canadá", señaló, lamentando que este tipo de "casos raros" contribuyen en parte a provocar "desinformación y pánico" entre la población, aumentando "la discriminación".

Para Symington, el mejor modo de proteger a la población es una buena educación sexual y "no los cargos criminales". En este sentido, denunció que se ha producido un incremento notable de los cargos criminales por la transmisión del VIH desde 2000.

De hecho, informa la prensa local, este mes Clato Mabior, un seropositivo, fue condenado a 14 años de cárcel por seis cargos de agresión sexual agravada, y todo ello pese a que ninguna de la media docena de mujeres con las que mantuvo relaciones sexuales resultó infectada.

Por su parte, Carl Leone fue condenado en abril a 18 años de cárcel tras declararse culpable de quince cargos de agresión sexual agravada por no informar de que era portador del VIH a quince mujeres con las que practicó sexo, cinco de la cuales son ahora seropositivas.