4 de abril de 2020
8 de septiembre de 2008

Guardia Civil apunta a "un asunto banal" como causa de la riña, que se atribuyó al tráfico de drogas

ALMERÍA, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las diligencias abiertas para investigar el homicidio del joven senegalés de 28 años, O.K., quien moría en la madrugada de ayer a causa de dos puñaladas asestadas por un hombre de nacionalidad española, apunta a que la reyerta se originó "por un asunto banal" pese a que en un primer momento se relacionó la disputa entre vecinos del barrio de las '200 viviendas' a un ajuste de cuentas por venta de droga.

En una nota, la Guardia Civil confirmó que el fallecido sufrió la agresión mortal cuando intervino en la riña entre el presunto homicida y una tercera persona, también de origen subsahariano, para mediar e intentar poner paz entre ambos.

En las últimas horas la Policía Judicial del Instituto Armado ha intensificado las labores de investigación para ubicar el paradero y proceder a la detención del principal sospechoso, que, según informaron desde la Subdelegación del Gobierno central, no es de etnia gitana aunque sí tiene lazos de parentesco con este colectivo.

Los últimos tres detenidos por los disturbios registrados hasta las 03.00 horas de hoy en la barriada roquetera, cuyo acceso rodado fue cortado a través de barricadas levantadas con el incendio de mobiliario urbano, son I.D., de 22 años de edad y natural de Senegal; S.D., de 23 años y ciudadano de Guinea Bissau, así como A.B., de 34 años y compatriota del primero.

La Guardia Civil les imputa por un presunto delito desobediencia grave a los agentes de la autoridad, ya que intentaron romper un cordón policial de seguridad, y otro de atentado al constar que al menos dos de ellos lanzaron objetos contra los efectivos del GSR.

Los agentes detuvieron a un cuarto hombre de 37 años y natural de Guinea Bissau después de ser identificado como uno de las personas que tuvo una participación muy activa en los altercados que se desencadenaron en la madrugada de ayer, poco después de que O.K. muriese apuñalado.